Notas > TURISMO > TURISMO - La Estepa Castellana
1067-5-banner.jpg
Un recorrido que comienza en Madrid, su centro cosmopolita, su noche y su gente, para seguir por ciudades emblemáticas como Alcalá de Henares y Toledo. Terminamos en Valladolid; donde degustamos su gastronomía junto a la maravillosa ruta del vino. Un viaje que mezcla Historia, Arte y actualidad al mejor estilo Clubs & Countries.
 
1067-733-extra1.jpg
1067-907-extra2.jpg
1067-844-extra3.jpg
1067-619-extra4.jpg
1067-371-extra5.jpg
1067-439-extra6.jpg

Txt: Carlos Daniel Arena

Por la terrible estepa castellana al destierro con doce de los suyos, polvo, sudor y hierro el Cid cabalga...
Cantar del Mío Cid
Anónimo Siglo XII


Castilla: región histórica española que se corresponde con parte de los territorios pertenecientes al antiguo Reino de Castilla. La primitiva Castilla surgió durante los orígenes de la Reconquista en la cabecera del Ebro, ante el empuje de cántabros y vascones. Dependiendo de los autores y las épocas, se considera compuesto de territorios diferentes. La evolución histórica hace aún más imprecisos sus componentes: el Reino de Castilla fue en un primer momento un condado dependiente del Reino de León, que finalmente se separó de este, y posteriormente formó parte, junto a otros reinos, de la Corona de Castilla. Así, el nombre de Castilla se empleó en la Baja Edad Media para denominar a la Corona de Castilla, el conjunto de todos los territorios de los monarcas de la Corona.

Madrid
La Comunidad de Madrid es un destino y un punto de encuentro desde hace siglos: una multitud de propuestas culturales y entretenimiento logran complacer al sinfín de personas que la visitan todo el año. Su capital, la ciudad de Madrid, de aire cosmopolita y con un creciente número de turistas, continúa siendo la abierta urbe de siempre y su famosa actividad nocturna no perdió un ápice de vitalidad. Este aire de modernidad contrasta armónicamente con su importante casco antiguo y sus tradiciones culturales. Una amplia red de transportes que facilitan los desplazamientos a cualquier lugar y la más exclusiva red hotelera, tradición y vanguardia conviven en armonía, abriendo sus puertas a una sociedad dinámica y moderna. La Comunidad de Madrid se convierte así en destino obligado para conocer la cultura española.
¿Un viaje al medioevo? Plaza de la Villa es uno de los rincones mejor conservados de la ciudad; exhuma historia por todos lados, caminar por ella es retrotraernos  muchos siglos en la historia de este país que tanto amamos todos los argentinos. Si le gusta observar los distintos estilos arquitectónicos que dan brillo a la capital española, vaya a ver “La Casa de los Lujanes”, es una de las escasas obras civiles del Siglo XV que se conserva en Madrid y su torre está realizada en auténtico estilo mudéjar. Cabe consignar que en ella estuvo preso el rey Francisco I de Francia tras haber sido capturado en la batalla de Pavía (Italia) por el emperador Carlos I.
Siguiendo el recorrido sugerimos visitar La Casa de Cisneros: este edificio fue testigo de acontecimientos históricos de lo más peculiares: de aquí escapó, vestido de mujer, Antonio Pérez, secretario privado de Felipe II acusado de alta traición, y entre sus muros nació el famoso conde de Romanones, también vivió y murió en general Narváez. Fue mandada a construir por el sobrino del célebre cardenal, Benito Jiménez de Cisneros.
CIUDAD MUSEO. Imperdible una visita al mundialmente famoso Museo del Prado; ubicado en las cercanías de la estación Atocha y sobre el Paseo de la Castellana. Aquí se atesoran joyas invalorables: cuadros de Goya, Rafael, Rubens, Rembrandt, El Greco y más. Es para recorrerlo lentamente observando la excelencia del tratamiento de cada una de las salas: tómese un día para hacerlo.
El Parque del Retiro continúa siendo junto a la Casa de Campo uno de los más populares paseos de los madrileños. Visite también su Palacio de Cristal: lo deslumbrará. Para trasladarse rápido y seguro por Madrid le recomendamos el Metro (nuestro subte): conformado por doce líneas, cubre todos los barrios madrileños con cómodas y  fáciles combinaciones (allá le dicen correspondencia) con las demás líneas: llega hasta el Aeropuerto de Barajas y también tiene bocas en las estaciones ferroviarias de Chamartin y Atocha. Madrid cuenta además del Metro con el servicio de trenes hacia toda España y Europa RENFE (sobre todo el AVE, Talgo, Avant y Elipsos -de larga distancia e internacional-) de una calidad propia del Primer Mundo (www.raileurope.com.ar).
Y ya que estamos en Atocha, en el número 85 de dicha calle se encuentran aún restos de la antigua imprenta de Juan de la Cuesta, de donde salieron los primeros ejemplares del Quijote de Cervantes.
La Plaza de Cibeles es el centro  geográfico donde confluye el Madrid antiguo y el moderno: también aquí comienza el Paseo del Prado. Para quien guste navegar y las artes náuticas le recomendamos una visita al Museo Naval: la entrada es gratuita. El  Palacio de Villahermosa, de  finales del siglo XVIII, alberga en la actualidad el museo Thyssen-Bornemisza, colección adquirida por el estado español en los ‘90 a la familia homónima: sus 48 salas repartidas en tres plantas están repartidas en forma cronológica y albergan una impresionante muestra de arte occidental desde los si-glos XIII al XX. Carpaccio,  Durero, Tiziano, Tintoretto, José de la Ribera, Murillo, Rubens, Van Dyck, Goya, Renoir, Cèzanne, Matisse, entre otros, junto a los  expresionistas Munch, Otto, Kandinsky y los vanguardistas Picasso, Dalí o Miró: vaya sin dudarlo.
Pero una ciudad hermosa y cosmopolita como Madrid, no sólo nos ofrece lugares turísticos y museos sino que es para muchos un excelente lugar para hacer compras.
¿De shopping por Madrid? Las tiendas Zara, Loewe o Cortefiel lo esperan para mostrarle los últimos diseños y tendencias de vanguardia. Una de las tiendas más populares y conocidas, no sólo en Madrid sino en todas partes del mundo es El Corte Inglés, un lugar muy concurrido donde encontraremos todo lo que queramos (Metro línea 3 estación Callao - pleno centro).
¿Precios muy baratos? M&S en centro comercial Islazul, sobre todo en días de Puertas Abiertas (como le dicen a las liquidaciones). Imperdible los domingos el Mercadillo de Majadahonda: algo parecido a la feria de Tristán Narvaja en Montevideo: hay de todo hasta lo inimaginable.
¿Quiere quedar bien con algún regalo único? Centro Comercial Puerta de Toledo: fíjese en la arquitectura y en los precios.
NOCHE MADRILEÑA. Llega la noche y Madrid se viste de fiesta. Primero nos vamos de tapas: son muchos los lugares donde pasar la noche entre amigos, música y buen ambiente: hay una alegría contagiosa. En la zona de Puerta del Sol, entre las calles de Fuencarral y  San Bernardo, el castizo barrio de Malasaña nos invita a la buena música con aire juvenil y actual. Si busca flamenco, la Casa Patas es un referente en Madrid; está en la calle Cañizares, muy cerca de la zona de Huertas: hay una excelente cocina internacional y muy buenos números en vivo con artistas consagrados y jóvenes talentos. En el barrio de Atocha, sobre la calle de Moratín, sale una pequeña cortada que desemboca en la avenida Atocha, allí hay un pequeño restaurante llamado El Bodegón: búsquelo y pida la sopa Castellana, “es para chuparse los dedos”.

ALCALÁ Y TOLEDO. Hay pueblos de la Comunidad de Madrid que merecen una visita sí o sí: Alcalá de Henares, declarado Patrimonio de la Humanidad, alberga historia, iglesia y cultura en una urbe situada a orillas del río que le da nombre: es la ciudad del Arcipreste de Hita, de Cervantes, del Cardenal Cisneros, de la mundialmente célebre universidad, de la Biblia Políglota Complutense y de la monumental Gramática Castellana.
Toledo con su famoso Alcázar, también ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad: adentrarse por sus callejas es tocar en cada piedra la historia de la Madre Patria. Cerca de El Escorial hay tiendas donde venden navajas hechas con el mejor acero toledano: una buena cuesta entre 17 y 23 euros: vale la pena.
El monasterio de El Escorial fue mandado a construir por Felipe II para conmemorar la famosa Batalla de San Quintín ganada el 10 de agosto de 1557, día de San Lorenzo sobre las tropas francesas. Este monasterio es la más grande obra del controvertido rey. Aquí todo es grandioso: su biblioteca posee 40.000 volúmenes y en el Panteón de los Reyes reposan los monarcas españoles a excepción de Felipe V, Fernando VI y Amadeo de Saboya. Todo en El Escorial es grande, majestuoso y sereno. Consejo: vaya en tren y no contrate excursiones: lo llevarán corriendo y no podrá detenerse en aspectos que seguro le gustaría profundizar. Visite la cámara de Felipe II, de una pobreza franciscana: increíble el camastro de quien tenía en sus manos a casi toda Europa y América.

Valladolid
Nuestro paseo por la meseta castellana continúa y viajaremos a Valladolid, en el maravilloso tren AVE (Alta Velocidad Española), que en una hora y once minutos desde la estación Chamartín nos depositará en la moderna estación Campo de esta ciudad cargada de historia. Hay servicios cada 30 y 40 minutos y el precio gira alrededor de los 18 euros.
Ubicada a la vera del río Duero, está situada en el centro de la meseta castellana: su relieve es uniforme y se caracteriza por una extensa llanura que es fiel reflejo de la arquetípica imagen de Tierra de Campos. Llegados pues a Valladolid vamos a realizar un paseo por la ciudad y alrededores.
Señorial y tranquila podemos comenzar la visita por la Iglesia de los Agustinos Filipinos y su museo Oriental. En la calle Miguel Iscar llegamos a la casa-museo de Cervantes: aquí vivió entre 1603 y 1606 junto a su familia y fue donde dio sus últimos retoques a su inmortal Quijote: este evocador rincón cervantino ambientado con muebles y otros objetos recrea a la perfección la vida cotidiana en una morada hidalga del siglo XVII. Al lado de la residencia del escritor se encuentra el Museo de la Real Academia de Bellas Artes, y ya en la Plaza Mayor contemplamos una estatua del conde Ansúrez, señor de la ciudad en tiempos del rey Alfonso VI. La bulliciosa Calle de Santiago combina glorias del pasado con lujosos establecimientos. La oficina de Turismo de Valladolid está en el número 19 de esta arteria: allí le darán todo tipo de información y recomendaciones para hacer más placentera su estadía.
Imperdible el Palacio de los Vivero, donde en octubre de 1469 se casaron los Reyes Católicos. Posteriormente sería el edificio de la Cancillería, albergando  ahora el Archivo Histórico Provincial. Cerramos este paseo con dos mansiones características de la nobleza castellana: el palacio del Marqués de Villena, con un bello patio basado en arquerías de dos alturas; y el palacio de los Pimentel, donde naciera el 21 de mayo de 1527 el rey Felipe II. Ocupado por la Diputación Provincial, sobresale gracias a la espectacular ventana plateresca que enriquece uno de sus ángulos.A

COMER.
Toda esta recorrida nos abrió el apetito y aquí, en Valladolid, eso de “comer para vivir y no vivir para comer” lo arrojamos por la borda. El repertorio gastronómico es increíble y los menúes, suculentos: las perdices y las liebres se erigen en manjares, pero los platos de carne más buscados giran en torno al lechazo, una auténtica exquisitez tal como la preparan los asadores regionales, y para apurar  la salsa del guiso, nada mejor que el famoso pan de Valladolid.
En tabernas y fogones encontramos joyas culinarias como las salchichas de Zaratán, elaboradas con magros de cerdo y panceta. O el “hornazo” que se consume en Pascua, un pan amasado con harina y anís en cuyo interior, a modo de apetitosa sorpresa, se prodigan los tropezones de chorizo y huevo. Un postre bien típico es el queso de Villalón, conocido como “pata de mulo”. Y si hablamos de repostería, en Valladolid encontramos un listado de productos que son manjares de dioses: las mantecadas de Portillo, los pasteles de “marina” que se hacen en Medina de Rioseco y, claro, las sabrosas ciegas de Iscar; y ahora vayamos a la ruta del vino tinto.

LA RUTA DEL VINO. Usted coincidirá conmigo que estos manjares no se “bajan” ni con agua mineral, ni con gaseosas: arranquemos, pues, hacia esta ruta maravillosa. El Duero es eje y vida en esta excursión que nos permitirá disfrutar de una serie de vinos de renombre mundial, además de visitar tierras repletas de tradiciones populares y vestigios del pasado.
Saliendo de Valladolid por la C-122, llegaremos después de 14 km. a Tudela del Duero, famoso por sus espárragos. La imponente iglesia parroquial donde la luz y la atmósfera son captadas en forma insuperable, presenta una gran portada renacentista atribuida a Juan de Escalante. También visitaremos la pintoresca ermita de la Quinta Angustia, obra de Juan de Nates, y luego en la Quintanilla de Onésimo, podremos admirar un puente del siglo XVI. Entramos ya en la zona de los viñedos, que se convierten en grandes protagonistas del paisaje. Aquí se elaboran los tintos que llevan la denominación de origen “Ribera de Duero”, con vitola desde 1982. Los vinos, de intenso color granate y aterciopelado bouquet, gozan de un merecido reconocimiento internacional.
Población bodeguera por excelencia es Vega Sicilia donde haremos una reconfortante parada llena de aromas y sensaciones. ¡Salud!
El Castillo de Peñafiel se eleva dominante y soberbio sobre una ciudad dispuesta en círculos concéntricos. Fortificada en 1307, la “peña fiel de Castilla” ha sido centro comercial e histórico de primer orden. De aquellos esplendores quedan multitud de ejemplos. Por supuesto el castillo, es una fortaleza con más de 200 metros de longitud y muy bien conservado. Este sensacional edificio con forma de navío acoge en la actualidad el museo provincial del Vino.
Además, algunos rincones se configuran como auténticas crónicas del pasado: la construcción más importante de Peñafiel es la iglesia de San Pablo, templo que constituye el mejor ejemplo vallisoletano del estilo gótico-mudéjar. En su interior descuella la capilla funeraria de los Manuel, adornada con bellos elementos platerescos.
Desde este enclave un desvío de cuatro kilómetros nos lleva a Curiel. Allí podemos visitar el palacio de Don Diego López de Estúñiga, como así también las ruinas de la fortaleza.
Ya volvemos a Valladolid para dormir en alguno de los excelentes establecimientos hoteleros de la Capital, pero siguiendo el cauce del río llegamos a Pesquera de Duero (donde nacieran los ancestros del escriba), paraje con numerosos restos arqueológicos. Su iglesia cuenta con una extraordinaria cruz procesional.Así pues llegamos al fin de nuestra excursión por esta parte de Castilla, la que recomendamos vivamente a nuestros lectores.
Ahora sí, en la Madre Patria prepárese a comer como en una corte romana: seguro que llegará a Ezeiza con unos kilitos de más; pero con una sonrisa de oreja a oreja. Se lo firmo.



Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg