Notas > TURISMO > Turismo aventura
1168-139-banner.jpg
PURA ADRENALINA - Un recorrido por los rápidos en las Cataratas del Iguazú; Una travesía a caballo por la Cordillera de los Andes; una vertiginosa escalada a las alturas del Everest; un safari al aire libre por la sabana africana y una visita a los hielos eternos harán que la aventura vaya más allá de los límites del turismo. Clubs & Countries recorre los mejores destinos para un turismo de aventura.
 
1168-41-extra1.jpg
1168-22-extra2.jpg
1168-154-extra3.jpg
1168-172-extra4.jpg
1168-70-extra5.jpg
1168-915-extra6.jpg
1168-59-extra7.jpg
1168-724-extra8.jpg
Txt: José Medrano

Turismo aventura. Es un tipo de turismo que implica la exploración o el viaje a áreas remotas, donde el viajero puede esperar lo inesperado. El turismo de aventura está aumentando rápidamente su popularidad ya que los turistas buscan vacaciones inusuales, diferentes de las típicas vacaciones en la playa


CATARATAS DEL IGUAZÚ
Nuestro primer destino se sitúa en el Noreste argentino, en la maravillosa provincia de Misiones, donde las majestuosas cataratas del Iguazú esconden recorridos a través de una selva que se torna irresistible para los amantes de la adrenalina.
Conocer estos magníficos saltos de agua es una experiencia en si misma: se trata de una de las maravillas del mundo y están ubicadas a unos 1.200 kilómetros de la Capital Federal. Para comenzar un recorrido de turismo aventura en las cataratas del Iguazú hay que tener en cuenta que se van a traspasar los límites del agua, se va a llegar hasta la selva, hasta las copas de los árboles y hasta debajo de las cascadas. Son varios los circuitos que ofrecen alternativas de este tipo: a sólo siete kilómetros de la Ciudad de Puerto Iguazú y sobre las orillas del río Paraná, se encuentra la reserva forestal de Puerto Península a cargo de la Dirección de Remonta y Veterinaria del Ejército Argentino. Allí se recorre en camionetas 4x4 un trayecto de 15 kilómetros a través de la selva, donde se puede observar la maravillosa vegetación y los inquietantes sonidos de la naturaleza más profunda. Luego de reconocido el lugar, el trekking al borde de un arroyo se impone como una actividad para entrar en contacto directo con la selva. La caminata finaliza al llegar al Salto Tigre, a metros del Paraná. Allí se hace rappel asistido, que también puede hacerse en seco desde el peñón. Si esto no fue suficiente también se realiza tirolesa atravesando la barranca del salto sentados en un arnés, colgados de un cabo: sépanlo, la experiencia es única. La empresa Iguazú Forest también ofrece este tipo de alternativas, con ellos se podrán recorrer tribus guaraníes, entrar en contacto con sus chamanes y conocer su cultura. Pero el paseo también incluye cannopy, también conocido como “vuelo de pájaro” desde la plataforma de un árbol hasta la copa de otro: es volar, simplemente volar.
Una de las experiencias más increíbles en este tipo de travesías es sentir el agua sobre el cuerpo, es por eso que también se puede descender a algunos saltos y disfrutar de las cataratas, pero debajo de las mismas. La seguridad en todo momento está contemplada. Solo hay que armarse de coraje, llevar ropa cómoda y dedicarse a disfrutar.

EVEREST, LA MONTAÑA QUE ACARICIA EL CIELO
Con 8.851 metros sobre el nivel del mar, el Monte Everest es la montaña más alta del mundo. Está ubicada en la región del Himalaya, en el continente asiático, justo en la frontera entre Nepal y el Tibet. Aunque claro que el alpinismo no es el único interés turístico, Nepal tiene mucho que ofrecer, pero dirijámonos al Everest. A este imponente monte se llega a través de la ciudad de Katmandú, un interesante destino para explorar su historia y cultura, con puntos como el valle de Katmandú, las aldeas de Patan, Pauti, Dulikal, Banepa y Nala (en cuyos cerros se encuentran antiguos templos hindúes) que son de visita casi obligada. Además son imperdibles los parques naturales como el Changu Narayan, la belleza de los Himalayas y el área que rodea el Everest, donde se asientan antiguas aldeas de los Sherpas. Pero hay que romper ciertos mitos antes de continuar: no cualquiera puede simplemente llegar y escalar el Everest, se necesita de un gran entrenamiento, ciertos conocimientos de alpinismo y un presupuesto de entre 20 y 50 mil euros. Dicho esto, hay que decir que Nepal tiene uno de los más increíbles senderos del mundo que conducen hasta la base del monte, a más de tres mil metros sobre el nivel del mar: allá vamos. El trekking al campo base del Everest puede hacer cualquiera que esté preparado para caminatas de 6 a 7 horas diarias durante 10 o 12 días sin otra dificultad que seguir un camino y acostumbrar el organismo a la falta de oxígeno que provoca la altura. El trekking consiste en una sola ruta de ida que puede iniciarse en Jiri o a medio camino en Luckla donde se llega a través de avioneta. Allí se inicia una caminata de ida y vuelta que puede durar un máximo de 13 días incluyendo dos o tres de días de adaptación a la altura. La mejor temporada para realizar este paseo es de septiembre a noviembre y de marzo a mayo. Septiembre quizás no garantice el mejor tiempo, pero es una delicia visitar esos “montes” sin demasiados turistas. Es importante conseguir un permiso en Katmandú para poder entrar en la reserva natural de la zona del Everest.
Por el camino existen una buena variedad de pueblos sherpas dónde comer y dormir. Por apenas 5 euros se puede cenar, desayunar y hospedarse en cualquier hostel.
Durante el viaje se atraviesa el valle de Khumbú bajo los picos más espectaculares y altos del mundo. Se extenderán el Ama Dalban, el Lothse, el Cholatse, el Pumo Ri, el Lingtren y finalmente el último de los caminos de la tierra que alcanzan los pies del mítico y colosal Everest donde se podrá disfrutar de las más increíbles vistas a una altura de 5.550 metros. Se trata de una caminata ascendente e inolvidable por una de las culturas más antiguas del mundo.

SAFARI AFRICANO
Visitar África, es meterse de lleno en el turismo de aventura, es también, la gran oportunidad para tomar contacto con la naturaleza única del continente, con sus animales salvajes y únicos en el mundo, sus pájaros, sabanas y desiertos. África posee una gran cantidad de parques naturales que se pueden visitar preservando siempre la flora y fauna del sitio. Décadas atrás, muy pocas personas se arriesgaban a viajar allí debido a los peligros de esta tierra salvaje. Hoy se puede viajar con todas las comodidades posibles. Los safaris en camionetas 4x4 entran en contacto directo con la naturaleza y hay opciones para dormir en hoteles, como así también, para los más intrépidos, carpas en plena sabana africana. Los destinos de safari preferidos son Masai Mara en Kenia, una tierra de colinas, bosques y uno de los parques más promocionados de África. Aquí se pueden contemplar rinocerontes y más de 450 especies de aves.
El ecosistema de Serengeti es uno de los más antiguos del planeta. Su clima y naturaleza no ha tenido grandes cambios en millones de años. El Serengeti es la joya de la corona de Tanzania y constituye la parte más importante del país.
El Zimbabwe Victoria Falls, fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, es considerada por muchos una de las Siete Maravillas de la Naturaleza. Victoria tiene la mayor cortina de agua caída sobre la tierra. Su sonido se propaga a una gran cantidad de kilómetros a la redonda.
El Delta del Okavango en Botswana es un lugar realmente único. Es el delta interior más grande del mundo. En el lugar, el agua en vez de dividirse hacia el mar, lo hace hacia al interior, lo que provoca inundaciones en las arenas de Kalahari y un laberinto de lagunas y canales. Una gran cantidad de islas emergieron de sus cursos de agua y dieron nacimiento a diversos ecosistemas.
Para finalizar, el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica, es uno de los más grandes y cuenta con una enorme variedad de aves de caza en su sitio. Este parque es sin dudas la principal carta de recomendación del país, aquí se encuentran los cinco grandes: el león, el leopardo, el búfalo, el rinoceronte y el elefante. Pura adrenalina es ver a los ojos a estos animales.

LA SANMARTINIANA CORDILLERA DE LOS ANDES
El revisionismo histórico está acabando con nuestros héroes, ahora resulta que no era un caballo, ni blanco. Con todo el respeto que me merecen los historiadores, los invito al siguiente recorrido: ese que realizó el general José de San Martín en la cordillera de los Andes.
Son varias las empresas que se dedican a hacer el cruce del gran prócer argentino: estar más de una semana internados en la majestuosa Cordillera entre “colosales montañas, transitando por imponentes escenarios, atravesando torrentosos arroyos rodeados con verdes pastos y suelo rocoso, en donde el viento y las montañas serán los únicos testigos de una aventura que se convierte en hazaña”. Las ofertas suelen ofrecer dos circuitos: la primera opción por el lado argentino llega hasta la frontera con Chile, pero no se cruza y vuelve por donde vino. El viaje siempre implica ir a caballo, subir las montañas, apreciar el paisaje imponente que se ofrece, armar campamentos sobre el camino, comer bajo las estrellas y compartir una aventura única junto a turistas de todo el mundo. La segunda opción tiene el atractivo del cruce de la frontera con todo lo que esto significa: los caballos no tienen permitido el paso, por lo que es necesario el cambio de animales en el límite. La cabalgata que llega hasta Chile (San Felipe) suele regresar por ruta. Las dos expediciones se comparan en su magnitud, dimensión e imponencia de sus paisajes, convirtiéndolas en una de las aventuras más bellas y completas que existen.
Pero en materia de cabalgatas por la cordillera, también se abren otras opciones además de la sanmartiniana: existe un recorrido ecológico en donde se toma contacto directo con lo más puro de la naturaleza, lejos de la contaminación y de las líneas de alta tensión: una travesía absolutamente natural en donde cada uno depende de sí para continuar. También hay una cabalgata a los pies del Aconcagua, la montaña más alta del continente Americano (6.962 metros), en la que se recorren los cerros más altos de la cordillera. Y finalmente la cabalgata gaucha, en la que en cada momento se vive en contacto con personas autóctonas que transmitirán las vivencias, usos y costumbres del hombre de alta montaña. Las opciones son varias, la cordillera es imponente y la aventura se da en cada paso. Una de las tantas maravillas que ofrece nuestro país.

EL POLO NORTE Y LOS HIELOS ETERNOS
El Polo Norte está ubicado entre el paralelo 66º y 90º de latitud norte. El lugar se caracteriza por un clima dominado por bajas temperaturas, nieves eternas; además de impresionantes fenómenos como las auroras boreales. Completos los datos, vayamos a conocer los hielos eternos: las opciones serían tres: dos en crucero y una a pie. La primera propuesta la ofrece la compañía Celebrity Cruises con un itinerario más que interesante. Llega hasta el Circulo Polar Ártico en el majestuoso Century, que combina perfectamente la elegancia y el lujo de la época dorada de los cruceros con lo último en tecnología y equipamiento. Si bien el Circulo Polar Ártico nunca fue un destino muy popular para los turistas, últimamente ganó muchos entusiastas, ya que se tata de uno de los pocos lugares que quedan en el mundo que prácticamente no fueron afectados por el ser humano.
¿Y la aventura? Llegar al Polo en barco es una proeza en sí misma, amén de que el Polo Norte geográfico está en constante movimiento y no hay GPS que capte su exacta ubicación. Así que para alcanzar ese punto exacto hay que embarcarse en un rompehielos que se dirige exactamente a ese lugar donde todo apunta al sur. Se trata de los rompehielos rusos de la flota mercante Nuclear que, por la módica suma de 15 mil euros, llega hasta allí con opciones de hacer excursiones aéreas en helicóptero y para los más osados también hasta helados chapuzones (atados con cuerdas y con un médico presente). Dicen, quienes se atrevieron a semejante experiencia, que es como sufrir un desmayo de segundos, pero que la sensación es inigualable. Y si buscan más aventuras extremas (extremas en serio), el español Ramón Larramendi ofrece travesías ¡a pie! por el corazón mismo del polo. La última parte del particular paseo se realiza con esquíes en los últimos cien kilómetros hasta llegar al punto donde se unen todos los meridianos terrestres. Para los que estén dispuestos a este viajecito, la fecha de partida es el 15 de abril de 2010 desde Madrid hasta la estación Rusa Borneo y desde allí hasta el centro del Polo. Todo por la suma de 19 mil euros. Sí eso no es turismo aventura, el turismo de aventura simplemente no existe.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg