Notas > TURISMO > Turismo - Cruceros
14-748-cruceros1.jpg
Clubs & Countries se embarcó en el lujoso “Celebrity Constellation” para contarles cómo es la vida en uno de estos apasionantes barcos. Los invitamos a recorrer y a vivir con nosotros esta experiencia única, dónde durante 10 días, 2000 pasajeros y 990 tripulantes solamente se encargaron de disfrutar.
 
14-994-cruceros8.jpg
14-347-cruceros7.jpg
14-696-cruceros6.jpg
14-843-cruceros5.jpg
14-418-cruceros4.jpg
14-313-cruceros3.jpg

La inmensidad del océano, las aguas claras, entre azules y turquesas, el silencio y la paz reinante, sólo pueden compararse con la tranquilidad de una isla desierta, donde no existe el apuro, no suenan los celulares, ni hay horarios a cumplir.

Cuando uno está por abordar, ya a simple vista puede darse cuenta, por la magnitud del barco, que jamás podrá aburrirse. Son doce pisos de puro esparcimiento y diversión. 2000 pasajeros y 990 tripulantes conforman este magnífico crucero que, como bien dice la frase, es necesario “ver para creer”.
Al llegar al puerto, la tripulación lo recibe a uno de manera muy amable y gentil. Una vez embarcados, la recepción comienza al cruzar la puerta principal, con los tripulantes ofreciendo a los pasajeros su primera copa de champagne, mientras acompañan a cada uno hasta su camarote, donde junto con su equipaje, se encuentra la persona que durante todo el viaje se ocupará de que no le falte nada en su habitación y de hacer inolvidable su estadía.

 Un día típico en el crucero, comienza por la mañana en uno de los tres restaurantes, en los que se puede disfrutar desde un clásico desayuno americano, con frutas, tocino y huevos revueltos, pasando por una increíble variedad de masas y facturas o hasta un riquísimo bagel con cream cheese y salmón.
Uno de los desayunos que nos quedó en el recuerdo, lo compartimos entre café, hot cakes y french toasts con dos parejas americanas, mientras nos relataban sus experiencias en los distintos cruceros,  contaban que  no era la primera vez que viajaban en el Celebrity Constellation - al igual  que tantos otros pasajeros con los que pudimos hablar - de hecho ésta era su tercera vez en el mismo barco.
Es apasionante escuchar a la gente narrar sus historias de viajes y sus anécdotas; uno realmente se puede pasar días y días hablando con los distintos viajeros sin cansarse y lo increíble es que todos  tienen siempre algo nuevo y divertido para contar.

Luego, se puede optar por bajar a tierra en alguno de los exóticos destinos, eligiendo ir por su cuenta o tomando alguna de las excursiones cuidadosamente armadas por el Celebrity, o quedarse disfrutando del barco, que siempre es una buena alternativa. Una opción muy apetecible es quedarse en cubierta para broncearse al sol y disfrutar de  alguna bebida refrescante de las barras exteriores, o acostarse en una reposera a mirar el cielo…

La cubierta es inmensa, y cuenta con cuatro piscinas habilitadas al aire libre; dos de ellas climatizadas para los más friolentos y las restantes de agua fría para los que no lo sean tanto. Otra opción es hacer uso del sector del Spa; perfectamente acondicionado, decorado en madera clara y con plantas que cuelgan de las paredes, con varios jacuzzis para compartir un agradable momento junto a otros pasajeros. También es posible encontrar dentro de este sector, un lugar provisto de reposeras que miran al mar a través de unos ventanales de vidrio que dejan ver el horizonte de punta a punta; donde uno puede distenderse leyendo, o simplemente disfrutar del ocio…

Para los más inquietos, existe un gimnasio cubierto, equipado como los mejores del mundo, donde se pueden tomar clases de aerobics, yoga, o incluso correr en la cinta teniendo el océano como fondo.
Los amantes del deporte, pueden disfrutar de  la cancha de voleyball donde siempre se arman partidos, como también de una pista para caminar o trotar, ubicadas éstas últimas al aire libre.

Al mediodía, luego del almuerzo, nuestro mejor programa consistía en ir a cubierta para deleitarnos con la fantástica banda en vivo, estilo años ´50, que todos los días realizaba un espectáculo al aire libre en un escenario montado frente a las piscinas. El público, muy entusiasta, cantaba y bailaba, mientras un desfile de mozos ofrecía helados y otras exquisiteces.

Pero como es sabido, no todo el mundo es amante del aire libre, es por eso que también hay planificadas otras actividades dentro del barco; tales como presenciar una subasta de arte con una variedad de pinturas dignas de un museo, o ir al cine para ver los últimos estrenos, o porqué no dejarse tentar por las  ofertas y descuentos de reconocidas marcas de ropa y joyería, que se pueden encontrar en las boutiques del deck 5.

Por la tarde, luego de tomar un delicioso y suculento té con masas, comienzan los shows en el “Celebrity Theatre”, al mejor estilo Broadway. Los espectáculos son de lo más variados: musicales, obras de teatro, reconocidos cantantes y hasta una muestra reducida de media hora del excelente “Cirque du Soleil”. Todo esto en un teatro como pocos hay en Buenos Aires, equipado con cómodos sillones y mesas de vidrio individuales para poder disfrutar de un espectáculo único, bebiendo algún trago en un clima de perfecta armonía y con una acústica sorprendente, siendo de destacar el magnífico escenario móvil. El montaje de las obras era impecable; la sensación era la misma que estar viendo una obra dirigida por Andrew Loyd Webber en la “Gran Manzana”.
La cena pasa a ser un ritual que uno no quisiera perderse: consta de cuatro platos y  un postre a elección que varía día a día. Es un menú preparado para un paladar exquisito por el fantástico Chef del Celebrity, acompañado, por supuesto, de una selección de impecables vinos.

Todas las noches, compartimos la cena con un encantador matrimonio español, quienes nos contaban que todos los años realizaban este tipo de viajes; probando todos los cruceros y descubriendo distintos destinos. Contaban también, que el Celebrity era uno de los barcos más lujosos en los que habían estado.

Luego de la cena, se  puede  elegir  ir a tomar un trago a alguno de los bares prolijamente ambientados, en donde es posible participar de concursos de baile y karaoke, o escuchar a músicos de primer nivel tocando jazz, piano y clásicos de todos los tiempos en un clima de mayor tranquilidad. Imperdonable sería perderse pasar por el “Michael´s Club”, un bar de estilo inglés, con un show al mejor estilo “Cabaret”, donde uno puede dejar volar su imaginación y sentirse en la Europa de décadas pasadas, con un “Showman” que parece salido directamente de una película.

El casino, infaltable para los amantes de los juegos de azar, es muy amplio  y cuenta con ruleta, black jack, pocker, máquinas tragamonedas y otros tantos juegos. Para los más trasnochadores, la diversión continúa en el deck 11 donde es posible  bailar al compás de la banda y de la música de “Dj Lenny”.

El 31 de Octubre se celebró Halloween, y como no podía ser de otra manera, fue festejado en el “Celebrity” al mejor estilo americano. Alrededor de las 22:00 hs comenzó el concurso de disfraces, donde se elegían los mejores y más originales atuendos, premiando con bolsos, billeteras y tragos a los ganadores. La gente,  desde la tarde, se encontraba disfrazada de pies a cabeza. Resultaba muy gracioso ver a todos con plumas, caras maquilladas, máscaras y todo tipo de vestimentas de época. No era extraño estar sentado en la cena comiendo al lado de los Picapiedras, un pirata o una dama antigua.

Una experiencia única y por supuesto infaltable en un viaje como éste, es la noche de gala del Capitán. Muchas mujeres podían verse durante el día paseando por los pasillos, recién salidas de la peluquería, con sus peinados altos o sus claritos recién hechos. Por  la noche, todos los hombres en el teatro ya podían verse de impecable smoking y las mujeres con vestidos largos de todos los colores y diseños. Luego, cenaríamos en el Restaurant, decorado en forma muy elegante para la ocasión. No faltaron los fotógrafos que  retrataban cada momento, para después exponer las fotos, que tuvimos oportunidad de adquirir.
Realmente éste fue un viaje fuera de lo común, una experiencia que escapa de la rutina. El hecho de estar en un barco de lujo y tener todo lo que uno busca en un mismo lugar, resulta fascinante, como también el poder visitar tantos países diferentes en tan poco tiempo.
Actualmente, los cruceros no son tan costosos como hace  años atrás. Antes, eran muy exclusivos y solamente una pequeña elite podía acceder a ellos.  Ahora los  hay de todos los precios, gustos y tamaños. Viajan hacia todos los destinos imaginables, y parten de cualquier lugar del mundo, inclusive desde la Argentina. Nuestro itinerario en el “Celebrity Constellation”, fue embarcar en New Jersey, Estados Unidos, para continuar en Key West, Cozumel, Costa Maya, Islas Cayman, Jamaica y Haiti.

En este viaje, además de conocer lugares paradisíacos, aprendimos un término nuevo: “Cruise Addict”, dos palabras que reflejan a la perfección el porqué una vez que uno probó uno de estos viajes no puede dejar de hacerlos.
De hecho, no sé ustedes, pero nosotras ya estamos pensando en el próximo destino...

EMBARCACIONES:
• Pequeños: hasta 15.000 Toneladas con capacidad para 500 pasajeros.
• Medianos: de 15.000 a 50.000 Tn, con capacidad para 500 – 1.000 pasajeros.
• Grandes: de 50.000 a 100.000 Tn, para 1.000 – 2.500 pasajeros
• Mega barcos: más de 100.000 Tn, más de 2.500 pasajeros.

Fuente: Scotland Travel


Clubs & Countries quiere agradecer especialmente a Gustavo Rodríguez, de “Scotland Travel”, por haber hecho posible este viaje como también a “Celebrity Cruises” por haber colaborado en el proyecto.


DATOS CURIOSOS
• En el año 2005 más de 14 millones de personas realizaron cruceros en todo el mundo.

• Mercados como el de España y Brasil vienen creciendo de manera notable, sobre la media internacional.

• Del total de cruceristas que llegan a Buenos Aires, la mitad proviene de América del Norte, principalmente de los Estados Unidos (38,5%). El segundo país de procedencia es Brasil (14,8%), lo siguen Gran Bretaña (11,2%) y Alemania (5,5%). 

• Las costas argentinas están incluidas en una ruta que, total o parcialmente, se halla entre Valparaíso (Chile) y Búzios (Brasil).

• De las 14 millones de personas que realizaron cruceros el año pasado en todo el mundo, sus preferencias se distribuyeron entre el Caribe, el Mediterráneo, el Mar Báltico, Polinesia, Hawai y Alaska principalmente.

Fuente: Scotland Travel

 



Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg