Notas > AUTOS & ESTILOS > JEEP PATRIOT 2.4 SPORT
1524-212-jeepbanner.jpg
UN SUV CON CARACTERÍSTICAS DE OFF-ROAD. VEHÍCULO IDEAL PARA LA FAMILIA AVENTURERA. Una doble tracción a precio razonable; esta es (a opinión y título del escriba) la fundamental característica del producto probado recientemente por las extensas pampas bonaerenses. Solamente en el mundo hay dos marcas que se dedican exclusivamente a 4x4: Jeep y Land Rover, y ambas tienen una frondosa historia en su respectivo nicho.
 
por CARLOS DANIEL ARENA

¿Diseño?: Ahorremos tinta y renglones; es un Jeep en toda la línea, cierre los ojos y pase la mano por la trompa, laterales o cola y lo identificará de aquí a Ulan-Bator (ida y vuelta).
La seguridad del Jeep Patriot está dentro de lo esperado por la columna: doble airbag frontal, airbags laterales tipo cortina, frenos con sistema ABS con grandes discos en las cuatro ruedas y un excelente control de estabilidad. Eso sí, el manejo no es muy recomendable para damas: si bien es cierto que el Jeep Patriot frena bien, sobre el pedal de freno en condiciones de “panicstop” hay que hacer un esfuerzo digno de un paquidermo. El Patriot frena, pero el esfuerzo es grande. Lloviendo y en caminos embarrados, la conexión de 4x4 permanente es reconfortante. Las luces son excelentes aún viajando con fuerte tormenta y los limpiaparabrisas y limpialuneta barren una superficie cercana al 87%: muy bueno. En cuanto al confort, viene equipado con lo justo y necesario: nada más. Es un modelo que apunta a un público que prefiere prescindir de muchos chirimbolos extras, pero centra su gusto en la robustez del vehículo.
No hay opcionales de equipamiento: el Jeep Patriot viene así y así sale a la calle. La posición de manejo es casi común a todos sus congéneres 4x4: alta, con buena visibilidad y excelente control del “puente de mando” de este verdadero crucero americano.
El Jeep Patriot está homologado para cinco personas, pero viajan cómodos solamente 4. Los espejos son enormes y brindan un panorama completo y seguro de lo que está atrás del vehículo. En fin, la posición de manejo es cómoda y después de largas horas de marcha (aún por caminos vecinales en mal estado) el “chauffeur” no sentirá cansancio alguno. La climatización con diales, si bien es cierto que no es el súmmum del diseño, es práctico y fácil de operar: gran punto a favor. Otro ítem a favor es la regulación interna de los faros.
En ciudad hay que tomarle el tiempo al embrague y acelerador (la columna prefiere y gusta del uso de la caja manual) y las relaciones de caja son largas para bajar el consumo. No es sumamente ágil en el tránsito porteño, pero quienes transitamos seguido por las pésimas calles del conurbano bonaerense, hacerlo a bordo de un Jeep da la tranquilidad de saber que vamos a pasar por donde sea. Eso sí: si piensa practicar off-road en serio cambie los neumáticos porque los que equipan al Patriot son de calle.
La tracción 4x4 50/50 es tremendamente efectiva, lo que aunado a su buen ángulo de ataque lo hace muy eficiente. La capacidad de vadeo es excelente: cruzamos un lodazal con el agua hasta la altura de la parrilla sin ningún problema. En síntesis: un vehículo de excelencia para una familia aventurera con espíritu de boy scout. Su precio de 34.000 dólares hace que la ecuación costo-beneficio sea excelente. Fíjese si no el precio de las restantes 4x4. Después hablamos. Y se está llevando un Jeep, lo cual no es poco.

La columna quiere agradecer efusivamente a los propietarios de la Estancia La Juanita por todo el apoyo brindado para la realización de esta nota.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg