Notas > TURISMO > TURISMO - SKI VIP
1643-492-banner.jpg
Top 5 las mejores pistas del mundo. Ski: es un deporte de montaña que consiste en el deslizamiento por la nieve, por medio de dos tablas sujetas a la suela de las botas del esquiador mediante fijaciones mecánico-robóticas. Se practica durante todo el año y cada vez más personas lo realizan; ya sea como deporte o como entretenimiento.
 
1643-682-extra1.jpg
1643-473-extra2.jpg
1643-921-extra3.jpg
1643-37-extra4.jpg
1643-31-extra5.jpg
1643-101-extra6.jpg

por JOSÉ MEDRANO

Desde Canadá a Suiza y desde Australia y Nueva Zelanda a España, este mes les mostramos cinco de los mejores lugares para disfrutar de los deportes de invierno de todo el mundo. Una reseña especial para soñar en blanco y pasear por los lugares invernales más exclusivos y magníficos.

WHISTLER BLACKCOMB · CANADÁ
Glaciares, nevadas de metros, cimas eternas, decenas de kilómetros del más variado terreno y mágicos cruces aéreos que atraviesan distancias imposibles: si la idea fuese posicionar centros de ski, Whistler Blackcomb, en un pueblo llamado Whistler al norte de la ciudad canadiense de Vancouver, ocuparía sin duda el primer lugar. Se trata del destino que fue sede oficial de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno 2010, ocasión en que el mundo pudo conocer este centro turístico en toda su dimensión. Es que se trata, según los expertos, del mejor lugar que existe para los amantes de los deportes de invierno: excelente terreno para esquiar, la temporada de nieve más larga del continente y teleféricos únicos con récords en distancia. ¿Quieren más? ¡Hay más!
El pueblo está al pie de las montañas Whistler y Blackcomb, cuyos picos se elevan a 2.284 metros, creando un entorno ideal para el centro turístico. En invierno, sus glaciares y más de 200 pistas abarcan el más diverso terreno de ski que existe. Al llegar sorprenden las líneas que conectan alturas: el teleférico Peak 2 Peak rompió todos los récords y cubre la distancia entre la montaña de Whistler y la de Blackcomb, en un recorrido de más de 4 kilómetros. Pero además del imponente entorno natural y las instalaciones, el pueblo de Whistler ofrece paseos por calles peatonales que vale la pena recorrer: las mejores marcas de ropa, propuestas gastronómicas y una vida nocturna que por momentos puede hacer olvidar la nieve. Es que si Whistler Blackcomb puede ser considerado el mejor lugar para esquiar, sus otras actividades no dejan nada que desear. Su vida nocturna está catalogada como una de las mejores que existen. En el Garibaldi Lift Co., Dusty’s Bar & BBQ o Merlins se puede escuchar música y tomar un trago. Otra opción es el espectáculo de Fire & Ice Show que ofrece malabaristas de fuego y profesionales del ski que sorprenden con acrobacias. Y para los que buscan algo más tranquilo, se puede ir a eventos de artes escénicas en el Maurice Young Millenium Place o hacer un recorrido por las galerías de arte de Whistler. Después de disfrutar de las mejores pistas, la lista de cosas para divertirse se vuelve aún más larga apenas cae el sol. Será viajar y disfrutar.

SAINT MORITZ · SUIZA
Tal vez se trate del centro de ski más elegante del mundo o, al menos, el más elegido por el jet-set. Es un lugar exclusivo, cosmopolita, glamoroso e impecable. Saint Moritz es un sitio legendario: nació hace más de un siglo en medio de los Cuatro Valles suizos y desde entonces se consolidó como un excepcional centro turístico y una de las mejores pistas de Europa en cuanto a su equipamiento. El lugar tiene clima seco y con cielos despejados 322 días al año, algo insólito en Suiza. En este prestigioso centro la actividad no se reduce a las pistas, por el contrario, la oferta para el tiempo libre es amplia y no se detiene: hay pubs, cines, tiendas, piletas climatizadas, aguas termales, canchas de tenis, y la última sensación, el Cresta Run, que consiste en lanzarse por un tobogán, el Skeleton, tumbado boca abajo y con la cabeza hacia adelante para alcanzar una velocidad increíble. Y todo tipo de deportes para ver: carreras de caballos y perros, polo y críquet sobre hielo.
En invierno, Saint Moritz atrae a numerosas personas por los eventos que se realizan en sus instalaciones: las copas del mundo de ski y snowboard, el Festival Gourmet, las subastas de joyas y la Maratón de Ski de Engadina. Pero entre todas las actividades ninguna tiene el prestigio del polo alpino; la elegancia de este deporte se reviste de una especial emoción cuando se juega sobre la nieve. En cuanto al ski, el lugar parece diseñado para esquiadores con experiencia. Las pistas son anchas, de nieve perfecta, y las dificultades diferentes. Más del 80% de las pistas son para avanzados. Una de las más atractivas es Hahnnensee, de cinco kilómetros de longitud y 1.500 metros de desnivel. Quienes buscan emociones fuertes no pueden soportar la tentación de lanzarse por Corvatsch, o salirse de pista y disfrutar de descensos por nieve virgen entre glaciares y bosques. A pesar de que Saint Moritz no encanta por su arquitectura, el pueblo es animado y vale la pena recorrerlo. Está dividido en dos zonas, Dorf y Bad. La primera está repleta de tiendas de lujo y hoteles elegantes en los que no faltan famosos de la nobleza europea. En Bad todo parece más modesto, aunque no menos glamoroso. No dude: conozca los dos.

FALLS CREEK · AUSTRALIA
Sobra decir que Falls Creek es el mejor centro de ski de Australia, pero también se trata de uno de los mejores del mundo. Ubicado a 350 kilómetros de Melbourne en el Parque Nacional de los Alpes, su pueblo más cercano es dueño de un nombre que le hace justicia: Beauty Mountain. El complejo se encuentra entre una altitud de 1.210 y 1.830 metros. El ski aquí es posible hasta en la cima de lugares como Monte McKay a 1.842 metros, viajando en snowcats especiales desde la base.
Después de la Segunda Guerra Mundial, en tierras utilizadas para el ganado, el primer albergue para esquiadores fue construido en 1948 y el primer ascensor, una cuerda de remolque, se construyó en 1951. Pasarían siete años para que llegase la primera telesilla. Después de una historia llena de secretos y tradiciones, Falls Creek es considerada la montaña con mejores pistas para esquiadores expertos. Pero también ideal para principiantes e intermedios, ya que casi el 80% del lugar está dedicado a ellos.
Su exquisito paisaje tiene amplios horizontes con vista a las colinas de Altas Llanuras: sus condiciones están dadas para poca gente, por lo que jamás hay que esperar para esquiar y la paz es protagonista hasta en lo más alto de la temporada. Aunque la mayor parte de los turistas son australianos, es muy común encontrar deportistas europeos que llegan para disfrutar de las bondades de este complejo. Existen en el lugar plazas para 4.500 personas, y por lo tanto un gran número de restaurantes, bares y boliches para entretener la noche. Si se reserva con tiempo y se hace un mínimo estudio del clima (al principio de la temporada suele haber lluvias), todos podrán disfrutar de sus 21 pistas, su acogedor pueblo, los mejores paisajes de Australia y un detalle que suelen ser el decisivo: una paz única para practicar un deporte elegido por millones de personas en todo el mundo.

QUEENSTOWN · NUEVA ZELANDA
Con una calidad de nieve única, inviernos confiables, altas montañas y un terreno variado, el ski en Nueva Zelanda es una opción ideal para los entusiastas de los deportes blancos. La temporada empieza, al igual que por estas latitudes, desde junio hasta principios de noviembre y cuenta con siete aeropuertos internacionales para recibir gente de todo el mundo. Comparable en tamaño con Gran Bretaña o Japón, Nueva Zelanda tiene una población de sólo 4 millones, lo que lo convierte en uno de los países menos concurridos y un refugio único para quienes buscan paz y tranquilidad, aunque también con todas las opciones de entretenimiento para niños y jóvenes con aires aventureros. Queenstown tiene un lago transparente y un activo movimiento cosmopolita que crea un estilo de vida único en medio de un entorno apacible y tranquilo. Está muy cerca de un gran número de pistas de ski. Vale destacar tres: The Remarkables, Coronet Peak y Cardrona. La primera tiene una alta ubicación alpina, parques con amplios terrenos, mucha nieve en polvo y un amigable entorno, ideal para todas las edades. Coronet Peak está situado a sólo 20 minutos de Queenstown, es una de los lugares más elegidos por los esquiadores locales: tiene grandes pendientes y la increíble vista del lago Wakatipu. Finalmente, Cardrona es ideal para principiantes e intermedios ya que tiene amplias pistas pisadas y rincones únicos para los más avanzados. Además, tiene un snow park especialmente dedicado al freestyle. El centro de Queenstown está situado en la orilla del lago y como en cualquier gran punto turístico tiene una enorme cantidad de opciones en alojamiento, así como restaurantes o cafés con sus características chimeneas. El lago en sí es enorme y tiene un encantador barco a vapor que lleva a recorridos inolvidables. En la ciudad también se encontrarán opciones para realizar paracaidismo, paseos a caballo y en globo. Además, se puede conocer Arrowtown, una villa histórica en la orilla del río con muchos acogedores cafés, tiendas de antigüedades y boutiques. Algunas de las cabañas en Queenstown sobre el lago y cubiertas de nieve son la postal perfecta de un viaje que no debe dejar de hacer.

BAQUEIRA BERET · ESPAÑA
En el Valle de Arán, en el corazón de los Pirineos, se encuentra uno de los centros más importantes de Europa. Con pistas muy conocidas y una situación geográfica privilegiada que hace que disponga de más horas de luz solar, aumentando el tiempo para esquiar con temperaturas más agradables. Baqueira Beret es un paraíso.
El Núcleo Baqueira 1500 tiene tres zonas bien diferenciadas: Baqueira, Beret y Bonaigua. La comunicación entre ellas es excelente. Su elevación mínima es de 1.500 metros y la máxima de 2.510. Se trata de un punto privilegiado: dispone de una red de amplias pistas, con algunas que descienden entre árboles. Entre las más famosas se destacan Luis Arias, Tubo Nere o el itinerario Escornacrabes. Desde la base se pueden apreciar paisajes de cumbres de más de 3.000 metros y cada zona tiene pistas esquiables con distintas características; mientras Baqueira es para expertos, Beret está indicada para principiantes. Pero además de las alternativas de ski, hay otros atractivos que hacen de este lugar un sitio ideal para vacaciones, como el arte románico de la región y su gastronomía tradicional. Además, ofrece una amplia gama de servicios: escuelas para no iniciados, pistas de hielo, shoppings, piletas climatizadas, alojamiento y restaurantes de todo tipo. Además, alojarse en un pueblo del Valle de Arán es la solución perfecta para disfrutar de la cultura y las tradiciones de este paisaje natural único. La vida nocturna en Baqueira Beret es intensa y ofrece todo un abanico de posibilidades. La diversión hasta altas horas de la madrugada está asegurada, aunque también puede encontrar muchos locales donde disfrutar con amigos de un ambiente más relajado. Lo que se recomienda para la noche es ir de tapas entre las 6 y las 9. Después salir de fiesta se convierte en un aliciente más: en Baqueira, por ejemplo, está Pachá y Tuc Nere.



Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg