Notas > AUTOS & ESTILOS > PROBAMOS EL SUBARU XV
1695-94-banner.jpg
Sin lugar a dudas, en Argentina están de moda los “todoterreno”; pero ¿son realmente así o sólo es una pátina con algún aditamento plástico barras en el techo y rueda de auxilio ubicada incómodamente en el portón trasero? La columna se inclina por lo segundo.
 
Por Carlos Daniel Arena
No todos son iguales: el Subaru XV, que no es otra cosa que la versión “Farmer” (como dicen los americanos) del Subaru Impreza, es un vehículo ágil y versátil para la ciudad con un “plus” para transitar terrenos rurales en mal estado (con badenes inundados inclusive).
El vehículo en cuestión ya lleva un año en Argentina, pero recién hace un par de meses accedimos a uno gracias a la gestión impecable de Martín Scrimaglia de Indumotora Argentina. Veamos, pues los pro y los contra de este excelente vehículo construido con la calidad y confiabilidad con que los japoneses de Subaru hacen los autos.
El Subaru XV viene equipado con la excelente planta de poder Boxer (significa que los cilindros son opuestos y horizontales), lo que coadyuva enormemente a bajar el centro de gravedad, redundando en mejor comportamiento dinámico y estabilidad.
Acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos, y el promedio registrado por A&E en dos pasadas en el kilómetro lanzado con viento S/SE a 24 km/h fue de 198,736 km/h.
Todas estas prestaciones se pagan, claro, con el consumo. Para A&E en ciudad gastó 13,098 lts. cada 100 km; con un tanque con capacidad de 60 lts., su autonomía en ciudad es de no más de 440 lts.
Eso sí, el Subaru XV, con su despeje del suelo y sólida suspensión, aguanta como un tanque las malas calles de Buenos Aires. Y ni qué decir del famoso “Conurbano Bonaerense” que más parece un paisaje lunar que extramuros de una ciudad civilizada.
Pero donde el Subaru XV está a sus anchas es en el campo. Allí demuestra su capacidad de tracción muy superior a la de un auto simple, en lugares con exigencias medianas; recordemos que es un “tracción integral” y no una 4x4.
Este vehículo, que le ha dado tantas satisfacciones a Subaru, tanto en el plano comercial como deportivo, es conocido como “Symmetrical All Wheel Drive”, y es, en resumen, lo que permite aprovechar en su totalidad las características del vehículo en condiciones de exigencias extremas.
La versión manual, probada por la columna en Punta Rasa ofrece un tipo de transmisión con sistema “Dual Range”, es decir, con la famosa “alta y baja” que tanto utilizamos quienes manejamos los legendarios Jeep Willys o versiones anteriores de camiones tales como el Bedford (¿se acuerda?), Scania (de modelos anteriores) y el M.A.N entre otros, siendo pues, la baja, la que mejor rendimiento permite sacar al vehículo en condiciones de exigencias.
¿Cómo paso de un modo al otro? No como antiguamente, cuando había que detener el vehículo. Simplemente se acciona una palanca ubicada sobre el “torpedo”, pudiendo hacerlo incluso con el vehículo en movimiento, pero siempre apretando el embrague.
El Subaru XV posee muy buena visibilidad, inclusive trasera, coadyuvando a este ítem los dos espejos retrovisores de generosas dimensiones (casi de las mismas de una 4x4).
Es muy buena la habitabilidad de las plazas traseras, eso sí, para dos personas y una criatura, ya que el túnel de transmisión a una mayor lekl complica la ubicación de las piernas.
El baúl no es de grandes dimensiones (solamente 300 lts). Carga una rueda temporal de auxilio, que permite circular a no más de 80 km/h, pero que por lo menos es de la misma pisada que las que lleva el vehículo, ya que muchos auxilios temporales de otras marcas son de dimensiones ridículas; claro, están hechas para caminos europeos donde tener una pinchadura o rotura de cubierta es realmente improbable; acierto este, que será seguramente corroborado con varias inclinaciones de cabeza de quienes como el escriba hayan transitado miles de kilómetros por las excelentes autopistas y rutas del “Primer Mundo”.
El equipamiento y confort del vehículo es bueno, pero podría ser mejor, dado que su precio en pesos es de $ 150.000: le falta conectividad Bluetooth, puerto USB, techo corredizo y control de audio en el volante. Estas dos últimas están disponibles en la versión Limited automática de la marca, pero hay que pagar 7.100 dólares por encima del precio del vehículo probado por A&E.
Ahora, en el ítem seguridad el Subaru XV se lleva todas las palmas. El vehículo fue premiado con cinco estrellas por el IIHS (Insurance Institute for Highway Safety) de Estados Unidos ¿Por qué? Por la notable resistencia de su estructura ante impactos y también por el control electrónico de estabilidad, frenos equipados con ABS y seis airbags y anclajes ISOFIX para sillas de criaturas. Posee faros antiniebla delanteros, no así traseros, pero las luces de posición son de tecnología LED. No tiene cierre automático de puertas. Algo común en los autos japoneses, ya que es muy distinta la seguridad en el Imperio del Sol Naciente que en Buenos Aires.
Recuerde que después del terrible tsunami y terremoto que azotó recientemente a Japón no se reportó un solo acto de pillaje; un ejemplo a todas luces.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg