Notas > AUTOS & ESTILOS > Ni más ni menos: una nave espacial
172-422-autos-c6-banner.jpg
Llegó el C6 a la Argentina
 
Texto: Carlos Daniel Arena

Allá por 1955, el mundo se asombraba cuando en el Salón de París, la Societé Anonime André Citroën, presentaba el famoso DS (el “Sapo”; como se le dice cariñosamente por estas Pampas): fue un antes y un después en lo que se refiere a ingeniería automotriz, con soluciones (como la suspensión oleoneumática, por ejemplo), que aún hoy a 52 años de su nacimiento se antojan notables y adelantadísimas para la época.
No debemos olvidar que Citroën fue pionero en la tracción delantera, en desarrollo de vehículos populares (el mítico 2CV), y en el de vehículos espectaculares como el SM/Maseratti y los no menos formidables (allá por los ‘80) CX Athena y CS Pallas (Este último llevaba un motor de cuatro cilindros opuestos “flat” que no eran más que dos motores de 3CV acoplados.
Y ahora, toda esta saga de grandes autos que ya ocupan un lugar importantísimo en la historia del automóvil mundial, se enriquece enormemente con la presentación en París, y luego en Buenos Aires del Citroën C6: la culminación o la continuación de un auto que emociona verlo circular: un verdadero transatlántico de lujo, donde campean el confort, la seducción y la distinción y buen gusto a bordo.
Un diseño que no envejecerá nunca: una carretera elegante con un habitáculo donde la ergonomía es la prioridad número uno.
El C6 incorpora avances dignos de ser llevados a la pantalla por George Lucas (el director de La Guerra de las Galaxias), en uno de sus filmes de naves espaciales: pantalla virtual en parabrisas, faros de bixenón autodireccionables, suspensión de flexibilidad y amortiguación pilotadas y la nueva planta de poder Diésel V6 HDi de 208 CV, no son nada más que una pequeña parte de la tecnología de punta que incorpora este auto que pasa a ser la insignia de la industria automotriz gala.
Algunos elementos de confort superlativo incorporados en este modelo: asientos traseros autodeslizables de accionamiento eléctrico que les dan una posición de reposo óptima.
Asimismo, para mejorar el confort de los pasajeros, presenta un sistema de climatización de reglajes separados para izquierdaderecha y delante-atrás; incorporando también un preciso sistema de difusión, especialmente concebido para crear una capa de aire homogéneo, que rodea a los pasajeros delanteros y proporciona un gran confort térmico: como la cabina de los grandes jets transcontinentales, ni más ni menos.
La fantástica suspensión inteligente (de acuerdo al estado de la ruta eleva o baja automáticamente la carrocería del suelo por medio de una computadora que trabaja en tiempo real) de esta verdadera espacionave tiene garantía por ¡200.000 kilómetros!
Y no necesita operación alguna de mantenimiento durante los primeros cinco años de vida.
Se puede optar por dos plantas de poder, ambas de seis cilindros en V (diésel y naftera) de tecnología de punta para esta superlativa berlina que ha cosechado numerosos premios mundiales desde su lanzamiento: de “El Auto más lindo del Mundo”, otorgado por Italia, pasando por el Auto Nº 1 en Holanda, el Auto más seguro del año (Polonia), y el mismo galardón otorgado por los periodistas especializados de Croacia.
Siempre el público argentino ha sabido apreciar la calidad de los productos del Doble Chevrón, ahora, les dará el espaldarazo definitivo, con esta nave digna de la serie “Viaje a las Estrellas”.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg