Notas > VINOS & GOURMET > TURISMO VITIVÍINÍICOLA
1771-261-banner.jpg
YA NO SE PUEDE MÁS CONSIDERAR AL VINO EXCLUSIVAMENTE COMO PARTE DE UNA ACTIVIDAD AGRÍCOLA O INDUSTRIAL. EN MUCHOS PAÍSES Y DESDE HACE ALGUNOS AÑOS, TAMBIÉN EN ARGENTINA, EXISTE UN SOSTENIDO DESARROLLO Y UN FUERTE POTENCIAL EN EL TURISMO ASOCIADO A LA VITIVINICULTURA.
 
1771-729-1.jpg
1771-425-2.jpg
1771-721-3.jpg
por DIEGO EIDELMAN | diego@clubsycountries.com

Muchos de los países productores de vino se han hecho conocidos internacionalmente, más allá de la exportación de sus productos, debido a un importante elemento que ha contribuido a su difusión. Se trata nada menos que del turismo vitivinícola. Dichos países han tenido en cuenta el beneficio económico que implica el desarrollo del turismo temático. Esto no se circunscribe únicamente a las tradicionales regiones europeas del vino, como Francia, España, Italia o Portugal, entre otras. Los viñedos del Nuevo Mundo, como Estados Unidos, Sudáfrica, Australia, Chile y por supuesto Argentina, también marchan decididamente en esa dirección.
“La vitivinicultura es una actividad que revela una identidad tanto cultural como social y por esta razón, los países productores de vino de todo el mundo han creado estrategias de turismo para mostrar y promover sus propias industrias del vino”, sostiene Daniel López Roca, director de ArgentineWines.Com
Tomemos como un buen ejemplo de esto a nuestro país. La industria del vino ha logrado un rol destacado en términos económicos, debido en gran medida a que es parte de los valores de nuestra cultura, cuya personalidad en el exterior está representada por tres componentes distintivos, el tango, el fútbol y por supuesto, el vino. Las bodegas argentinas siempre han tenido actividades relacionadas con el turismo receptivo. Sin embargo, fue recién hacia fines de los años ’90 cuando se comenzó a desarrollar la industria del vino en términos de calidad y consecuentemente también se incrementó el interés de la gente por conocer qué era lo que estaba sucediendo en las bodegas. El centro de las principales actividades enoturísticas se desarrolló inicialmente en Mendoza y esto no es llamativo en absoluto, dado que dicha región concentra alrededor de las tres cuartas partes del volumen de vino producido en el país. El boom del vino se vio con mucha más fuerza alrededor del año 2000, tanto en la mayor producción de vinos de calidad, cuyo consumo se afianzó en el mercado local, como así también en términos de exportaciones, gracias a las actividades que llevaban a cabo las bodegas.
Argentina cuenta con regiones vitivinícolas muy diversas, pero son Mendoza y Salta, las que han trabajado más sólidamente en la promoción de sus atractivos orientados al turismo. Hay una tercera región que viene asomando con fuerza, la Patagónica, en donde se han realizado importantes inversiones en este aspecto. Son alrededor de 200 bodegas las que desarrollan actividades turísticas, entre ellas, cerca de 50 poseen restaurante propio, muchos de ellos con interesantes ofertas gourmet.
Veamos algunos casos concretos, comenzando por el Sur. En Neuquén, la bodega NQN, situada en San Patricio del Chañar ofrece un recorrido por la bodega y sus viñedos, explicando aspectos de la elaboración y calidad del vino, degustación y ventas. En el Malma Restó Bar se pueden disfrutar de especialidades patagónicas acompañadas de los vinos de la región.
En Mendoza existen muchas alternativas para tener en cuenta. Entre ellas, bodega Melipal, ubicada en Agrelo, Luján de Cuyo, cuenta, más allá de sus deliciosos vinos, con un bellísimo diseño de jardines, espejos de agua y viñedos que datan del año 1923. En el restaurante se pueden probar deliciosos menúes de autor en diferentes pasos, cada uno con el vino que mejor combina. Viajando unos pocos minutos desde allí, encontramos a la bodega CarinaE, atendida por Brigitte y Philippe, un cordial matrimonio de franceses que dejaron todo en su país natal para dedicarse de corazón a elaborar vinos en nuestro país. Las visitas a sus viñedos con añosos olivos entremezclados y a la bodega, culminan con una degustación de sus vinos y delikatessen escogidas por sus dueños. Muy cerca, también en Maipú, encontramos a Bodega Tapiz, cuyo hotel boutique Club Tapiz fue distinguido en 2008 como mejor alojamiento del país por parte de Great Wine Capitals. En su restaurante Terruño, Ud. se podrá deleitar con platos en base a chivito, pescado, pastas o verdes de su propia huerta.
Si pensamos en visitar el noroeste, en Salta se cuenta con excelentes alternativas, enclavadas en medio de paisajes que quitan la respiración. La bodega El Esteco, en pleno corazón de Cafayate, cuenta con un alojamiento de primer nivel, el Patios de Cafayate Hotel & Wine Spa, con hermosas instalaciones respetuosas de su bello estilo colonial.
Quedan muchas bodegas por citar, esta vez solamente pudimos mencionar a algunas de ellas, las que nos han recibido con los brazos abiertos, del mismo modo con el que se brindan a cada uno de los turistas que las visita.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg