Notas > TURISMO > Turismo - Las Vegas
192-872-banner_vegas.jpg
Sin City “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas”. En Diciembre de 1946, el famoso gangster Benjamín “Bugsy” Siegal, construyó en el corazón del desierto de Nevada el complejo hotelero originario de Las Vegas: “The Flamingo”.
 
192-930-extra1.jpg
192-729-extra3.jpg
192-455-extra4.jpg
192-517-extra5.jpg
192-409-extra6.jpg
192-223-extra7.jpg
192-724-extra8.jpg

Soñaba con crear una nueva ciudad dedicada al juego y al placer en medio de la nada. En su momento fue poco escuchado pero insistió; desafortunadamente Bugsy murió asesinado en Hollywood un año más tarde y jamás llegó a ver el oasis de juegos de apuesta, hoteles de lujo y centro turístico del mundo en que se convirtió su alocada visión. Hoy la ciudad tiene más de un millón de habitantes y cada año la visitan más de 28 millones de turistas quienes pasean por sus casinos y la convierten en una auténtica “Ciudad del pecado”.
Texto: Jose Medrano

Las Vegas es la mayor ciudad fundada en el siglo XX, un ancho valle desértico que recibe sólo dos pulgadas de lluvia por año y aún así explota de verde, flores y palmeras que se mantienen con agua importada. Un lugar que año a año entrega fortunas y lleva a la quiebra al magnate menos pensado. Una ciudad que invita a ser parte de su secreto y que sin dudas hay que visitar.
EL BOULEVARD LAS VEGAS
“The Strip”.
El nombre de Las Vegas se aplica con mucha frecuencia a las áreas del condado de Clark que rodean la ciudad, especialmente las áreas residenciales situadas dentro o cerca de Las Vegas Strip o El Boulevard de Las Vegas, como también se le llama, que se extiende desde el extremo sur hasta el centro de la ciudad. La mayor parte de los siete kilómetros de la Strip están situados fuera de los límites de la ciudad. A cada lado de esta calle principal se pueden encontrar pirámides de vidrio de cientos de metros de altura, una réplica de una Esfinge egipcia más grande que la original o un castillo de mayores dimensiones que cualquier castillo real. En Las Vegas todo es exagerado, todo es espectacular: perfiles tridimensionales de edificios neoyorkinos, hasta el puente de Brooklyn y la Estatua de la Libertad. Un poco más adelante, pasando un volcán que hace “erupción” cada treinta minutos, se puede encontrar un barco inglés de tamaño real en plena batalla con una nave pirata justo frente a una vereda llena de espectadores. Pasear de noche por la Strip y ver sus casinos, restaurantes, hoteles y complejos turísticos es algo fantástico. El boulevard cobra nueva vida, se ilumina como pocas ciudades lo hacen y se imponen sus hoteles y casinos, cada uno decorado según su propio estilo. Los hoteles más pequeños tienen hasta dos mil habitaciones y en cada uno hay miles de máquinas tragamonedas, cientos de mesas de juego, restaurantes, centros comerciales y hasta teatros con “espectáculos de Las Vegas”. En el boulevard, lugar preferido de los antiguos high rollers (grandes apostadores), se pueden encontrar también shows de fuentes y acuarios, galerías de bellas artes, varios parques de diversiones con cientos de juegos mecánicos y el circo permanente más grande del mundo.

ESPECTÁCULOS DE LAS VEGAS.
Grandes espectáculos con cantantes famosos o glorias del boxeo, son algunos de los grandes shows que se llevan a cabo generalmente los fines de semana y durante unas pocas noches. Los precios varían de 50 a 150 dólares. Los espectáculos más tradicionales incluyen cantantes, bailarines y cómicos y el interés del público en ellos perdura porque son de buena calidad. Las grandes producciones de Las Vegas incluyen presentaciones como el Cirque du Soleil, Showgirls, baile y magia. Las entradas cuestan entre 40 y 100 dólares. Las mejores y más caras producciones cuestan más y es necesario hacer reservas. Algunos casinos ofrecen entretenimientos gratuitos para motivar a la gente a entrar a sus salones de juego. Rio ofrece su extravagante Masquerade in the Sky (Baile de Disfraces en el Cielo) casi una vez por hora y la calle Freemont, en el centro de la ciudad, tiene un espectáculo de luces cada hora una vez que se pone el sol. Algunos consejos para obtener descuentos en los espectáculos: los hoteles muchas veces ofrecen precios especiales para sus huéspedes, aunque siempre hay que pedirlos. Las revistas que publicitan los diferentes shows tienen cupones de descuento. También conviene registrarse en el club de jugadores del casino que ofrece una tarjeta que se podrá usar para acumular puntos y canjearlos por premios.

HOTELES & CASINOS.
Aladdin /Planet Hollywood.
Destacándose en pleno centro de la Strip, los restaurantes gourmet, las tiendas de renombre mundial y el entretenimiento de primera calidad del Planet Hollywood Resort & Casino (antes el Aladdin) tienen al mundo pidiendo por más. Como en una película, este clásico –donde se casaron Elvis y Priscilla Presley– ya resucitó una vez de entre los muertos: fue derrumbado en 1998 y luego totalmente reconstruido. El casino, con más de 2800 máquinas de tragamonedas y 87 mesas de juegos tiene un innovador diseño e incluye una casa de apuestas deportivas y de carreras. Con varios restaurantes y más de 140 tiendas con las mejores marcas el Planet Hollywood también luce su alta categoría y una discoteca propia para las noches: The Krave.

CAESARS PALACE.
Nada refleja mejor a Las Vegas que el Caesars Palace. Este Palacio abrió sus puertas por primera vez en agosto de 1966, y aunque ha cambiado mucho desde entonces, los elementos esenciales han permanecido igual: servicio inigualable y entretenimiento de primer nivel. El legendario casino del Caesars Palace siempre ha sido el lugar ideal para los apostadores asiduos y las celebridades. La cantante Celine Dion se presenta con su extraordinaria producción musical en el Coliseo, su teatro dentro del hotel, y músicos como Elton John han puesto en escena shows sin límites. Además, podría decirse que Pure, su discoteca, es una de las más populares de la ciudad. Con 3348 habitaciones en cinco torres el hotel cuenta con un casino que incluye todos los juegos, más de 160 restaurantes y tiendas en los Forum Shops. Tiene varias capillas que ofrecen paquetes especiales para bodas.

HARD ROCK HOTEL.
Sin dudas el “Hotel y Casino del rock n’ roll”. Lámparas hechas con platillos de baterías y manijas en forma de guitarras, paredes de cuero y acero en el ascensor, todo sirve como altar para venerar al rock. Camperas de cuero y otros objetos de bandas como Aerosmith, los Ramones y U2 están expuestos dentro de vitrinas que cubren las paredes. Guitarras autografiadas se extienden a lo largo del pasillo principal, y los recuerdos de los artistas más famosos, que incluyen hasta ropa interior de Madonna, se despliegan por todo el hotel. Afuera, un paisaje de playas blancas, palmeras y la oportunidad de jugar al blackjack sin salir del agua. Músicos, modelos o jugadores de la NBA, se mezclan con los turistas en las mesas de apuestas. El elemento más sobresaliente del lugar es su sala para espectáculos: The Joint, en la cual se llevan a cabo conciertos en vivo: Ramones, Sting, Green Day, Ozzy Osbourne y hasta los Rolling Stones se han presentado sobre este escenario. El hotel tiene 646 habitaciones y, por supuesto, la tienda Hard Rock más grande del mundo.

MGM GRAND.
El MGM Grand es un mundo lleno de glamour y entretenimiento: shows sensuales, restaurantes gourmet, vida nocturna, spa, leones africanos y mucho más. Este gran complejo turístico tiene de todo. Ofreciendo algunos de los mejores restaurantes en la ciudad y espectaculares shows, está ubicado en una de las intersecciones más concurridas del mundo. Este gran hotel de 5034 cuartos, costó un billón de dólares y ofrece lo mejor de la ciudad de Las Vegas. EL MGM Grand tiene todo en cuanto a entretenimiento, se puede ver desde el sensual show MGM Grand’s Crazy Horse Paris, hasta el energético tour creativo de KA de Cirque du Soleil. La MGM Grand Arena es también sede de grandes conciertos, así como de las peleas de box más importantes del mundo. También cuenta con un spa mundialmente reconocido y la famosa capilla The Forever Grand Wedding Chapel, con varias opciones para bodas.

RIVIERA.
Con su fachada llena de estrellas de cristal, es imposible ignorar al hotel Riviera al llegar a la Strip. Con el paso de los años, el hotel ha albergado cientos de artistas legendarios y decenas de producciones televisivas y cinematográficas que incluyen dos de las películas más importantes filmadas en Vegas: la clásica “Ocean’s 11” y “Casino” de Martin Scorcesse. En la actualidad ofrece cuatro espectáculos nocturnos principales, cada uno con su estilo único. El casino continúa siendo uno de los más activos y cuenta con el popular Penny Town, un área llena de máquinas para jugar con monedas de un centavo, diseñada para el apostador preocupado por su presupuesto pero en busca de un rato divertido.

CASARSE EN LAS VEGAS.
Casi cinematográfico: Road movie, una capillita en Las Vegas para un matrimonio entre amigos, un casamiento a todo lujo o la unión de un par de fugitivos a las corridas. Las capillas en Las Vegas existen más allá de las películas y las opciones para una boda soñada son tan amplias y variadas como las luces de la Strip. Estos altares para toda la gama de religiones posibles (o para ceremonias civiles) se pueden encontrar en toda la ciudad y varias están en lujosos hoteles. Las recomendaciones para aquellos que elijan casarse en Las Vegas son muchas. Esta elección puede ser excéntrica pero no por eso original. En los días de San Valentín las capillas pueden tener hasta cinco horas de espera, eterna fila de enamoradas parejas en busca de la bendición de Nevada. Lo mismo ocurre en la noche de año nuevo y no está de más hacer reservas con antelación. Tampoco conviene elegir el verano ya que debajo de los lujosos edificios sigue latiendo un desierto caliente y sus temperaturas pueden llegar hasta los 38 grados. Las capillas se alquilan por media hora y los servicios incluyen desde sacerdote, rabino o juez, hasta testigos y ceremonias en español, francés, italiano y japonés.
En Las Vegas hay casamientos para todos los gustos. En Viva Las Vegas Wedding Chapel el mismísimo Elvis puede oficiar la ceremonia. Para una boda temática, se recomienda Las Vegas Hilton o el Treasure Island. Si se busca elegancia, las instalaciones para bodas del Hotel Bellagio, el París o el Venetian son la mejor elección. Las Vegas es casi por definición una ciudad de diversiones y exageración, los casamientos también pueden serlo. Entre las opciones están la capilla drive-through (sin bajarse del auto), una boda en helicóptero a través de Maverick Tours o hasta una ceremonia nudista.

NO TODO ES JUEGO.
En los últimos años Las Vegas dio un fuerte giro hacia el arte. Conocida hasta ahora como la capital del juego, apostó todas sus fichas a la inauguración de dos museos. El Guggenheim Las Vegas y el Guggenheim Hermitage. En sus muestras inaugurales contaron con obras artistas de la talla de Cézanne, Chagall, Picasso, Matisse y Renoir, entre otros. “Tan sólo hace un año la idea de un Museo Guggenheim en Las Vegas hubiera parecido, como mínimo, algo inverosímil”, sostuvo Thomas Krens, director de la Fundación Solomon R. Guggenheim, cuando anunció el proyecto. Un año más tarde, los 30 millones de dólares invertidos no sólo son una realidad sino que sus edificios se alzan en medio del Sunset Strip, compitiendo con las luces de los más grandes casinos. “Ya no es una ciudad para los juegos de azar tanto como un destino turístico sin comparación”, subrayó Krens.

ELVIS ESTÁ VIVO.
Las Vegas parece ser el lugar que eligió el Rey del Rock n’ Roll para nunca morir, o mejor, para que cualquier persona que elija esta ciudad lo pueda encontrar en sus imitadores, espectáculos y tiendas que lo tienen como único protagonista. El Imperial Palace y su “Legends in concert” o el Hotel Sahara con su más grande imitador, Trent Carlini, en “The musical history of the king”, son algunos de los lugares en los que Elvis vuelve a vivir. Las Vegas Hilton es otra parada obligada, ya que fue el lugar en el que reinó por muchos años, las historia cuenta que presentó 837 shows con localidades agotadas, todo un récord para el Rey. El lugar tiene una gran estatua de bronce en su lobby. De todas maneras cuando se está en Las Vegas, Elvis simplemente está caminando por la calle, volando en paracaídas o para estar completamente seguro basta con ir al Hotel Fitzgeralds de la calle Fremont en el que Steve Connolly lleva adelante su espectáculo “Spirit of the King”. Si Elvis está vivo, no hay dudas de que vive en Las Vegas.

Pequeña historia del tragamonedas
Texto: Dolly Peyrú
El tragamonedas nace en San Francisco en la década de 1860, durante la fiebre del oro. Su inventor fue un ingenioso alemán y muy pronto, debido a su éxito, su “invento” fue mejorado por otros ingeniosos americanos.
Los solitarios y aburridos buscadores de oro que en gentío circulaban por la zona, (y que en sus escasos momentos de ocio no disponían de muchas mujeres, vendedoras de amor o esposas legítimas), desarrollaron una fuerte pasión por el juego. Aventureros natos, encontraron en el juego las emociones fuertes y variadas que ansiaban: ganancia, trampa, violencia y hasta muerte. Naipes, dados y cuanto objeto sirviera al fin, circulaban por los tugurios donde se reunían. Sobraban hombres ávidos de participar, que debían esperar sus turnos. Y para ellos fue concebida la primera y sencilla máquina tragamonedas. Los premios, en esa instancia, se limitaban a cigarros. Pero no conformaban a los apostadores que querían algo más interesante: monedas. Rápidos de reflejos, los empresarios hicieron cambiar el premio a dinero.
Entre 1902 y 1911 una intensa campaña contra el juego estremeció a los EE.UU. de este a oeste, logrando prohibirlo. Miles de máquinas tragamonedas se convirtieron en chatarra o fueron arrojadas a las aguas. Se salvaron unas pocas que se reconvirtieron a expendedoras de goma de mascar. Pero toda la historia tiene un “corsi e ricorsi” (ida y vuelta). En la década del ’30, durante la Gran Depresión, el gobernador de Nevada, acosado por los problemas económicos del estado, recurrió a un remedio heroico. Autorizó y oficializó el juego público, como forma de agregar ingresos a sus escuálidas arcas.
Como por encanto brotaron nuevamente las máquinas tragamonedas y en la ciudad de Reno se localizó el primer emporio de juego, en bares y tabernas. Según los testimonios, quienes explotaban el rubro entonces, eran comerciantes independientes que lo agregaban a su ya existente actividad. Dicen también, que fue una aguerrida vecina del lugar quién arriesgó sus ahorros abriendo un pequeño casino que incorporaba algunas otras formas de juego más sofisticadas. Fue el primero de su clase en esa ciudad.
Para sorpresa de los “adelantados” inversores, cada vez más gente llegaba desde todo el país a Reno, el paraíso transgresor donde de cara a la autoridad podían satisfacer su incontrolable vicio. Ese fue el momento en que las mafias dueñas de las actividades clandestinas de los EE.UU. (juegos, ley seca, sindicatos), pusieron sus ojos en Nevada.
Y allí se corrieron con sus capitales. Al comienzo de 1940, ya Las Vegas florecía como el gran proyecto, que en tiempo record se presentó al país y al mundo.
Hoy esta empresa descomunal, inimitable y apabullante, tiene en las máquinas tragamonedas su negocio principal, como lo fuera antaño. Son nuevas, electrónicas y perfeccionadas y en todos los casinos están en el área de recepción. Son interminables salones que anticipan la tentación de los juegos más refinados y de mayores apuestas. Son las proveedoras constantes y seguras de los mejores porcentajes de ingresos.
Retrocediendo en el tiempo, nadie podía imaginar que a ciento cincuenta años de un invento nimio, que premiaba con cigarros a los apostadores, hoy, en este magno universo lúdico de Las Vegas, seguiría reinando, con su rancia y maquillada prosapia, ese mismo e insustituible artefacto que llamamos tragamonedas.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg