Notas > AUTOS & ESTILOS > Consumo de hormiga, prestaciones de elefante
2068-19-citroen-banner.jpg
Un notable avance en la planta de poder en la nueva Citroën Berlingo Diesel. Lo más ponderable en la nueva Citroën Berlingo Diesel es la incorporación del excepcional motor 1.6 HDI, con 25 caballos más que su predecesor y un consumo que parece irreal. Cuando se presentó, allá por el 2010, a muchos no les pareció importante la renovación de este noble producto, pero a la columna sí.
 
por CARLOS DANIEL ARENA

Faltaba probarlo en ruta, que por una causa u otra, siempre lo teníamos pendiente, como una espada de Damocles sobre nuestras cabezas y sobre el teclado. Pues bien, acordamos que se haría la prueba del vehículo en cuestión.
Tandil era una apuesta válida, sobre todo por una larga recta de casi 170 kilómetros, que conforma la parte central de la RP 29, y que la columna recomienda para viajar hacia la bonita ciudad del centro bonaerense, evitando de esta manera el infernal tránsito de camiones por la RN 3, que entendemos debería ser doble mano al menos hasta Viedma.
¿El mejor camino hacia Tandil? Ruta 2 hasta Chascomús, allí tomar la RP 20 hasta Ranchos, empalmando con la RP 29 hasta su cruce con la RP 74 a la altura de Ayacucho, y de allí hasta las sierras más antiguas del planeta.
La planta de poder es la misma que equipa al C4 con el que recientemente la columna realizara un test de consumo hasta Mendoza. El rediseño pues, de la Berlingo, es más que nada una adaptación regional. No es la que se implantó en Europa y no tiene nada que ver con la hermosa Nemo, verdadera segunda generación de la Berlingo que con singular suceso triunfa en el Viejo Continente.
Ha mejorado mucho la nueva Berlingo en seguridad. Por un lado, el aspecto renovado, y también, como señalamos en el título, su motor. Nos gustó el rediseño de la trompa, adaptada para ocasionar el menor daño posible en caso de atropello al peatón, y el anclaje Isofix para las sillitas de seguridad de las criaturas en el asiento trasero.
El airbag para el conductor viene de serie y el del acompañante se ofrece en el paquete opcional, que además agrega las llantas de aleación, la computadora y los faros antiniebla (una excelente medida). Como la Berlingo es fabricada en Argentina, los faros antiniebla traseros vienen de serie; en cambio, los autos fabricados en Brasil no los ofrecen ni como opcional. Los frenos son muy buenos, pero serían mejores si estuvieran asistidos por ABS.
La iluminación al viajar de noche ha mejorado ostensiblemente: probada en ruta, ilumina una generosa porción de la misma, aparte es regulable desde el interior, situación ésta que modifica ostensiblemente la distancia de alumbrado y el ángulo de enfoque del mismo, algo muy importante en esta clase de vehículos destinados a ser más cargados que el resto.
La gran virtud de la Berlingo es la habitabilidad y funcionalidad, como todos los vehículos de la marca del Doble Chevrón. Eso no lo perdió. Reclinando totalmente los asientos traseros hacia delante y el piso plano, se puede hacer una mudanza sin necesidad de contratar camiones y fletes.
Las plazas delanteras ofrecen amplitud y visibilidad: hay espacio de sobra. Y en los asientos traseros está bien resuelto el alto y el ancho: un perfil netamente familiar y generoso.
La altura es a prueba de jugadores de los Harlem Globetrotters, y hay numerosos espacios y ubicaciones para todos los chirimbolos que lleva una familia en vacaciones o fin de semana, máxime con criaturas a bordo.
En cuanto a la planta de poder, el torque de 215 Nm es tan pero tan bueno, que permite realizar gran parte del viaje en ciudad en tercera sin necesidad de cambiar de marcha, en tanto que en ruta, circulando constantemente a 100/110 km/h, el consumo orilla los 6,5 lt c/100 km, pudiendo pues, realizarse un viaje de 900 km (casi hasta Viedma) sin repostar gasoil.
La caja está muy bien relacionada, de manera tal que aprovecha muy bien el torque del motor, permitiéndole el viaje a 120 km/h a un ritmo constante de 3.200 rpm sin problemas de recuperación en caso de superar vehículos de gran porte, lo que le da gran seguridad en los sobrepasos.
Para cerrar: quizás sea la síntesis del vehículo familiar por excelencia, para las tareas diarias en la ciudad y para unas vacaciones cómodas con espacio más que suficiente para lo que pueda solicitar una familia, y con la excelente terminación a que nos tienen acostumbrados los productos Citroën. Subirse y hacer un viaje largo es tomar adicción por la Berlingo. Compruébelo.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg