Notas > TURISMO > TURISMO - HONG KONG
2243-628-banner.jpg
Un mundo del otro lado del mundo. A pesar de que para muchos puede resultar un destino exótico, Hong Kong es un punto singular, único y, sobre todo, muy buscado. Elegida como una de las mejores ciudades del mundo para viajar, este hiperbólico paraíso de la tecnología es un hervidero que merece ser visitado. En este número nos adentramos en un centro obligado de China: lo que hay que ver, cuándo ir y más.
 
2243-985-extra1.jpg
2243-644-extra2.jpg
2243-227-extra3.jpg
2243-708-extra4.jpg
2243-433-extra5.jpg
2243-73-extra6.jpg
2243-360-extra7.jpg
por JOSÉ MEDRANO

Hong Kong es un territorio peninsular e insular de Asia Oriental, formado por un grupo numeroso de islas y una pequeña porción del continente asiático. Hasta 1997 perteneció al Reino Unido y desde ese año pasó a soberanía de la República Popular de China bajo la denominación de Región Administrativa Especial.

Hong Kong es hoy el principal centro histórico, político y económico del sistema capitalista más liberal del mundo, paradójicamente, en pleno sur de la China comunista. Se trata de uno de los lugares más densamente poblados del mundo: hay mucha gente en poco espacio, pero quizás en este caos radique uno de sus principales atractivos. Por otro lado hay que decir que a pesar de tener la imagen de mega urbe tecnológica plagada de rascacielos (algo que es cierto) hay sitios de gran belleza en pleno contacto con la naturaleza. Además, en las islas que conforman Hong Kong, se pueden conocer las más ancestrales tradiciones chinas.

Al pertenecer a uno de los países más ricos de Asia y una de las ciudades financieras más importantes del mundo, no podría decirse que en Hong Kong la vida es barata, de todos modos hay precios para todos los bolsillos; los hoteles cuestan lo mismo que en Europa, al igual que los restaurantes. Nota: prevea que es la meca de la tecnología y que a cada paso dan ganas de llevarse algún chiche nuevo.

Cuando uno se plantea un viaje de estas características de inmediato surge el problema del idioma. Pero a pesar de que el chino mandarín es el idioma oficial del país y también se habla cantonés en esta región, el inglés está muy extendido, sobre todo en las zonas más turísticas.

Capital de la arquitectura moderna
Si bien es cierto que se pueden encontrar enormes atracciones de la China más tradicional, Hong Kong ofrece la mejor arquitectura contemporánea sin nada que envidiar a ciudades como Nueva York o París. De hecho, actualmente es la segunda capital con mayor número de rascacielos. Uno de los puntos más turísticos se encuentra en el distrito central, sobre todo en las áreas de Admiralty y Wan Chai, donde se podrán contemplar quince de los rascacielos más altos del mundo, entre ellos el Bank of China. Pero si la idea es ver edificios, nada mejor que hacerlo desde lo alto…

Victoria Peak
Esta montaña quedó estratégicamente situada en el lugar que ofrece las mejores vistas de la ciudad con los mejores edificios del mundo, y de la bahía de Hong Kong, en la zona de Mountain Lodge. A una altura de 552 metros -hasta donde se llega en teleférico- se extiende un complejo comercial con restaurantes y tiendas ideales para una jornada con un marco espectacular en donde deslumbran los vanguardistas rascacielos. También desde arriba hay una serie de parques públicos y zonas residenciales que se fusionan para ofrecer una completa gama de servicios; aquí se construyeron dos malls para satisfacer la demanda de los visitantes (el Peak Tower y el Peak Galleria). En ambos sitios, la oferta principal al turista es la amplia variedad de restaurantes, la mayoría con vistas espectaculares de la ciudad. Para acceder a la zona, el teleférico conocido como Peak Tram es el más elegido y funciona desde el año 1888, pero también se puede llegar en colectivo, taxi o auto.
Entre tanta oferta de comida y comercios, el restaurante Mirador es el más tradicional del lugar, ambientado dentro de lo que originariamente eran las instalaciones de trabajo de los obreros del teleférico. Victoria Peak es el lugar más adecuado que propone Hong Kong para verse a sí misma, una ciudad que como pocas aprendió a combinar modernos rascacielos con las tradiciones de una China milenaria.

Tsim Sha Tsui
Es la zona situada más al sur de Kowloon y desde donde se obtienen las mejores vistas de la bahía de Hong Kong. Aquí puede visitarse el muelle del Star Ferry, el barco que cruza hasta la isla de Hong Kong. También la Torre del Reloj, que es la única parte de la estación de tren de Kowloon que aún sobrevive. Finalmente, el punto más importante de toda la zona, es la Avenida de las estrellas que, al mejor estilo de Hollywood, homenajea a los talentos que trabajan en la célebre industria cinematográfica de Hong Kong (Jackie Chan es hoy su mejor representante) y es, además, una de las grandes atracciones de la ciudad. Con placas conmemorativas, huellas de manos de las celebridades del cine, puestos informativos, quioscos con objetos de interés de películas, una estatuilla de los premios de cine de Hong Kong y una escultura a tamaño natural de la legendaria estrella de las películas de kung fu, Bruce Lee.
La Avenida de las estrellas es también un lugar ideal para disfrutar del fabuloso espectáculo multimedia Sinfonía de luces, en Victoria Harbour. Se trata de una combinación de luces de colores, rayos láser y reflectores sincronizados con música y comentarios que crean un espectáculo mágico e inolvidable. Como curiosidad, según avanza la noche y la avenida se va despejando de artistas y fotógrafos, llegan los pescadores que pescan sin ningún tipo de caña, tan solo con un hilo de sedal; es sorprendente la cantidad de peces que atrapan en muy poco tiempo.

El buda gigante y la ciudad religiosa
Un viaje a Hong Kong nunca es completo sin una visita al buda de bronce sentado al aire libre más grande del mundo que descansa sereno sobre la altiplanicie de Ngong Ping en medio del espléndido paisaje montañoso de la isla de Lantau. La majestuosa figura tiene 34 metros de altura, se realizó en China y el trabajo de fundición duró más de 10 años. Los visitantes pueden subir los 268 escalones para llegar hasta la plataforma donde se encuentra la estatua. La figura tiene un alto valor simbólico y religioso. Además, al ser hueco puede visitarse también por dentro.
Otros de los sitios religiosos que no pueden obviarse es el templo Sik Sik Yuen Wong Tai Sin, uno de los más famosos que recibe cada año millones de visitantes. Es un lugar lleno de edificios tradicionales con preciosas decoraciones en el centro urbano de Kowloon. En el templo se practican tres religiones: taoísmo, budismo y confucianismo.
El Monasterio Po Lin es el monasterio budista más importante de Hong Kong. También situado en Ngong Ping, tiene más de un siglo de historia, fue fundado por tres monjes en el año 1906. Inicialmente fue denominado The Big Hut, pero en 1924 adquirió su nombre actual que significa loto precioso. El recinto comprende el templo, las casas de los monjes, un restaurante vegetariano y varias tiendas para comprar incienso. Al lado de las tiendas hay también quemadores de incienso de diferentes formas y tamaños donde los fieles y turistas dejan sus ofrendas. Hay también tres estatuas de Buda que representan el pasado, presente y futuro. Esta visita se complementa a la perfección con la visita al Gran Buda. Finalmente, el cercano templo de Man Mo rinde tributo a los dioses de la literatura (Man) y de la guerra (Mo). Aquí podrá ver gigantes espirales de humo de incienso flotando en el aire.

Mercados callejeros
Los más aventureros no pueden perderse los mercados a la calle que tan bien ilustran la cultura de Hong Kong. Cada uno de estos mercados tiene su encanto propio y esconde multitud de tesoros. Es muy divertido (para quienes disfrutan de esto) regatear con los vendedores después de buscar entre ropa, recuerdos, adornos y chucherías orientales irresistibles. En el mercado de las mujeres encontrarán un impresionante surtido de ropa y accesorios para mujer a precios viles. El mercado nocturno de Temple Street es un caos ordenado en continuo movimiento y el lugar perfecto para conseguir recuerdos muy baratos. La calle Temple Street está repleta de hileras de puestos bien iluminados que venden una enorme variedad de ropa, relojes, aparatos electrónicos, artículos de viaje, etc. Imperdibles son los puestos de comida, que ofrecen toda una gama de exquisiteces como mariscos frescos o guisos de pescado, que bien vale la pena probar. Los adivinos se reúnen en Yau Ma Tei, al final de la calle, igual que los aficionados a la ópera china que buscan almas gemelas para una actuación espontánea. El mercado de Stanley es el lugar perfecto para comprar un regalo especial. Las calles históricas de este antiguo pueblo de pescadores están repletas de vendedores que venden artesanía china, objetos de seda y objetos curiosos. Hay que reservarse tiempo para visitar Stanley y probar los excelentes restaurantes del lugar. El Jardine’s Crescent es un mercado enorme y lleno de gente, donde todo está a precios irresistibles. En muchos puestos encontrarán artículos para el cuidado del cabello, bolsos, camisetas y blusas, telas, accesorios para teléfonos móviles y artículos para la casa. Finalmente, en el Mercado de Li Yuen Street East y West podrá comprar ropa de diseño, todo en sedas y otros tejidos de gran calidad.

Puertos imperdibles
El puerto Victoria es uno de los mayores atractivos de Hong Kong, una joya que maravilla a todos, aunque hayan visitado la ciudad muchas veces. Viajeros de todo el mundo vienen a contemplarlo y admirarlo. Es un hervidero de actividad día y noche. Recomendamos muy especialmente hacer un recorrido en el Star Ferry, un crucero por el puerto o una travesía en un junco tradicional chino.
En el puerto de Aberdeen viven cientos de personas en juncos de pesca; su forma de vida tradicional contrasta claramente con el estilo moderno de quienes viven en los rascacielos cercanos. Jumbo Kingdom es el enorme complejo de restaurantes chinos flotantes y también un icono turístico, cuenta con un polo gastronómico que ofrece excelentes especialidades de cocina china tradicional y cocina fusión, un bar y un restaurante al aire libre, un jardín con bar y un sitio para tomar el té.
Finalmente, el Repulse Bay es la franja de arena en forma de media luna que forma una de las playas más hermosas de Hong Kong. Goza de gran popularidad entre los habitantes de la ciudad y los viajeros y ha servido de escenario en muchas películas. Dos imponentes estatuas de Kwun Yum y Tin Hau, diosas protectoras de los pescadores, dominan la vista sobre los jardines que conducen hasta la playa.
La mejor temporada para visitar Hong Kong es desde noviembre hasta marzo, en estos meses transcurre la estación seca, donde el clima es templado y llueve mucho menos que el resto del año.
Por supuesto que todo en Hong Kong se puede visitar en dos turnos: de día y de noche. Probablemente, cuando caiga el sol pueda visitar los mismos sitios y encontrar nuevos mundos. No deje de hacerlo.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg