Notas > TURISMO > TURISMO - EL CAIRO
2946-491-banner.jpg
Testigo de la humanidad. Quienes conozcan Roma o Grecia, quienes hayan viajado a China o se hayan quedado estupefactos ante la enormidad de la obra del hombre a lo largo de la historia, deben conocer El Cairo, una ciudad misteriosa, obligatoria y única. Un punto de referencia para todo tipo de viajeros y uno de los centros neurálgicos del mundo. En este número recorremos una de las ciudades más caóticas, inmensas y bellas que existen.
 
2946-161-extra1.jpg
2946-988-extra2.jpg
2946-314-extra3.jpg
2946-322-extra4.jpg
2946-101-extra5.jpg
Por josé medrano

 El Cairo es la capital de Egipto y su ciudad más importante. Con una población de casi 20 millones de habitantes, es también la metrópoli más poblada de África y un centro turístico imperdible. Pero es su historia lo que la hace tan interesante, al punto que su centro fue considerado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco, ya que aquí se erigen algunos de los monumentos más impresionantes del mundo. El Cairo sobrevivió a cientos de invasiones: a los otomanos, a los británicos, al propio Napoleón. Esta ciudad vio nacer, crecer y morir a míticos faraones, reyes que se atrevieron a desafiar cualquier lógica levantando majestuosos monumentos. Es el sitio del dios Ra, de Osiris, de Hatshepsut y de la bella Cleopatra. El Cairo es magia pura. Hoy, es una de las urbes más pobladas del mundo, repleta de secretos y ofertas únicas para turistas que llegan para sentir de cerca el peso de tanta leyenda.

LLEGAR Y RECORRER EL CAIRO
Para alojarse, una de las mejores zonas es Midan Tahrir, un punto céntrico a orillas del Nilo que alberga gran parte de los atractivos de la ciudad. La plaza de este barrio (en español: “De la Liberación”) está rodeada de puntos de interés entre los que destacan el Museo Egipcio y la Mezquita de Omar Makram. Cruzando el puente se puede acceder a la isla de Gezira y recorrer la Casa de la Ópera y el Museo de Cerámicas Islámicas. En esta zona hay conexiones con la estación Midan Ramsés del ferrocarril, o la estación Sadat del metro.
Desde Midan Tahrir se puede ir hasta la zona del Cairo Islámico para recorrer algunos de los atractivos más importantes. Lo mejor es llegar en taxi y luego ver los monumentos a pie. Se puede visitar el Museo de Arte Islámico, la Ciudadela donde funcionó su sede administrativa, el barrio comercial de Jan el Jalili y la mayoría de las antiguas mezquitas como IbnTulon, Sultán Hassan y Alabastro. También es posible llegar desde Midan Tahrir hasta el Barrio Copto, que cuenta con atractivos como la Iglesia Colgante, la Iglesia de San Jorge y el Museo Copto. Cualquier recorrido por los barrios de esta ciudad ofrecerá nuevos ángulos para conocer la idiosincrasia de su gente, su gastronomía y sus costumbres. Importante: se trata de una ciudad caótica con lo cual, si se la quiere recorrer en profundidad, es vital organizar los tiempos y lugares a visitar.

Otro muy buen barrio para alojarse es Heliopolis, una zona residencial y comercial junto al aeropuerto internacional y a 20 kilómetros del centro de la ciudad. Se trata del suburbio más lujoso, con excelentes comunicaciones y alejada del estruendo del centro, ideal para descansar entre excursiones. Finalmente, Guiza también ofrece muy buenas alternativas para alojarse, con la enorme ventaja de estar cerca de las pirámides que serán, sin dudas, el gran centro de atracción.

PIRÁMIDES: TESTIGOS DEL PODER FARAÓNICO
Los templos y pirámides son una de las eternas maravillas del mundo. La construcción de estas obras comenzó en el año 2500 A.C. y hay tres pirámides principales: Keops, Kefrén y Micerinos, además de muchas otras menores.
La de Keops ( Jufú), también llamada la Gran Pirámide de Guiza, es la más grande y famosa. Con sus 140 metros de altura y 230 metros de base (casi 1 Km de perímetro), fue levantada durante el reinado del Faraón Keops y, además de esclavos, se dice que utilizó especialistas en geometría y arquitectura. Allí jamás se encontró la momia del Faraón. Es que las pirámides no sólo funcionaban como tumbas, sino como enormes monumentos que reivindicaban la grandeza del gobernante. También en esta meseta se encuentra la Gran Esfinge, que increíblemente se realizó esculpiendo un único y gran montículo de roca caliza. Increíble por su tamaño (20 m de altura, casi 60 metros de longitud y su rostro de más de 5 metros), se dice que la cabeza representa al Faraón Kefrén (la barbilla se encuentra en Londres) y el cuerpo es el de un león. En su época estuvo pintada en colores vivos: rojo, amarillo y azul.
La visita a este lugar será la protagonista del viaje, por eso es bueno aprovechar todas las opciones que se ofrecen, como el paseo en camello, para los cuales hay establecidos precios fijos, con lo cual no es necesario regatear.
 Importante: si realiza esta visita no deje de leer sobre las dinastías que reinaron en Egipto en el Antiguo y Nuevo Imperio; conocer algo de su historia le permitirá sentir de cerca todo el misterio que aún encierran estos enormes bloques de piedra.

OTRAS JOYAS
Existen muchos otros puntos arqueológicos que vale la pena conocer, como Menfis y Saqqara, a sólo 25 km de El Cairo, separados entre sí por 3 km y estrechamente vinculados, ya que Menfis era la capital del país y lugar de residencia de los gobernantes alrededor del 3100 A.C., mientras que Saqqara era la necrópolis de los faraones. Si bien es poco lo que el paso del tiempo dejó en pie en Menfis, el museo al aire libre conserva una gran esfinge y otras estatuas colosales. Los restos de los monumentos dispersos son dignos de visitarse antes de alcanzar las ruinas de Saqqara. De entre las fabulosas ruinas del lugar vale detenerse en la célebre Pirámide Escalonada, de un aspecto bastante diferente a las demás: cuenta con seis pisos y sus escalones permitían al faraón Dyoser subir al cielo. A su vez, sus entrañas son laberínticas: la tumba tiene 14 entradas falsas y sólo una verdadera.
La pirámide de Unas es la más pequeña de Saqqara y su principal característica son las inscripciones de textos destinados a ayudar al faraón en el mundo inferior. En tanto, el Serapeum es la necrópolis subterránea (12 m de profundidad), donde se enterraron los sagrados toros Apis, adorados como la encarnación de Ptah, el dios creador.

DE COMPRAS
Realizar compras en El Cairo puede ser una experiencia más que divertida, no sólo por la gran variedad de artículos exóticos que hay, sino porque la práctica del regateo con los comerciantes locales es todo un arte. Los objetos más buscados son los rollos de papiro adornados con jeroglíficos. Otro souvenir muy particular son los camellos disecados o las maquetas de pirámides. También se destacan las joyas, perfumes, objetos de cuero, cobre o latón, las hierbas y especias. La mayoría de las compras de este tipo se realizan en bazares. El más grande de ellos, Jan el Jalili, es de visita obligada y se puede encontrar de todo: réplicas de antigüedades, sedas, prendas elaboradas a mano, esencias y resinas. También se puede visitar la feria de An-Nahassin, cuya especialidad son los objetos de cobre, y el Bazar de los Tenderos -Suk al-Jiyamiya- el único cubierto que queda en Egipto. Para comprar ropa y artículos de marca, Cornichean- Nil es la mayor avenida comercial del país, donde todas las cadenas internacionales están representadas.
Las joyas también son muy buscadas en El Cairo; es muy accesible comprar artículos de oro y plata que pueden adquirirse en Sharia Abdel Khalek Sarwat y Sharia al-Muizz li-DinAllah, dos calles donde las joyerías abundan.
El Cairo lo ofrece todo: bellezas naturales a la orilla del Nilo, monumentos históricos, ofertas gastronómicas, diversidad cultural y un sinfín de aventuras para todas las edades. Si piensa en un viaje diferente e inolvidable, esta ciudad no lo defraudará.

EL NILO, CORAZÓN DE EL CAIRO
El Nilo es el alma de Egipto y el corazón de El Cairo. El tramo que recorre la ciudad es de uno de los más bellos del río. Desde allí se obtienen hermosas vistas de la capital y se ofrecen variadas opciones para los turistas. Hay cruceros que lo atraviesan y que realizan excursiones a otras ciudades increíbles, como Luxor y Asuán. El Nilo también pasa por Guiza: llegar a las pirámides sobre las aguas es toda una experiencia. Otra linda alternativa es hacer un paseo a pie por sus orillas, desde donde podrá ver reflejada en el agua la Torre de la ciudad, se topará con muchos vendedores de alimentos y bebidas y con cientos de jóvenes en citas románticas. El río es uno de los grandes protagonistas, donde el espíritu de Tutankamón se hace sentir de noche.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg