Notas > TURISMO > TURISMO - COSTA RICA
3198-407-banner.jpg
La felicidad como filosofía de vida. Centroamérica es esa “delgada” franja de tierra que conecta América del Sur con América del Norte y que los argentinos no tenemos del todo claro dónde comienza, dónde concluye ni cuáles países la integran. Decenas de culturas ancestrales conviven en siete naciones y comparten –casi todas- la bendición de ser bañadas tanto por el Mar Caribe como por el Océano Pacífico, dando lugar a una riqueza y belleza natural inigualables. En medio de ese cinturón que nos afianza como un sólo continente se encuentra Costa Rica, un país tan generoso como su nombre, ideal para los amantes de la naturaleza en su estado más puro y para quienes buscan paz y tranquilidad, bienes cada vez más preciados en el mundo y que, en este pequeño país, son parte de su filosofía de vida.
 
3198-711-extra1.jpg
3198-811-extra2.jpg
3198-902-extra3.jpg

Por MILENA WETTO

Costa Rica es más pequeña que la provincia de Jujuy y tiene casi 5 millones de habitantes; a pesar de eso -o tal vez precisamente por eso-, es una de las democracias más sólidas del mundo, al punto de no tener Ejército desde 1948. De acuerdo al índice de Paz Global 2016, Costa Rica es el segundo país más seguro de América Latina, sólo superado por Chile. Además, es uno de los países más democráticos y con menor desigualdad de género de toda la región. Y todo esto lo decimos para tratar de entender la forma de ser del costarricense o “tico”, como se le dice a los nacidos bajo tan bendecido cielo.

DATOS A TENER EN CUENTA
La temperatura media anual de Costa Rica oscila entre los 24 y los 37 grados centígrados -dependiendo de si se está en la costa o en el valle-, por lo que se recomienda ropa ligera, sombreros y protección solar. ¡No se queje del calor! Piense que también el agua estará deliciosamente tibia todo el año. Como toda región tropical, en Costa Rica no hay estaciones, sino un período seco, que va de diciembre a abril y uno lluvioso o “verde”, de mayo a fin de noviembre. Pero el tema no es tan sencillo. En el período seco la zona del Pacífico se torna bastante amarilla y polvorienta, con un calor más fuerte que el usual y una temporada lluviosa más corta; las precipitaciones suelen ser moderadas, típicos chaparrones tropicales, pero también puede sorprenderlos una tormenta fuerte que dure horas e incluso, días enteros. La región del Caribe, por su parte, recibe nueve meses de lluvia constante; es muy probable que la lluvia los acompañe todas las tardes al regreso de sus excursiones, por lo que se recomienda llevar un impermeable ligero que puedan llevar bien plegado en la mochila o bolso diario y no olvidar un buen repelente para los mosquitos. Los expertos en viajes dicen que la mejor época del año para asegurar un buen clima en la costa caribeña es septiembre y octubre; sin embargo, desde mayo hasta noviembre y a pesar de la lluvia, la zona ofrece la mejor zona para surfear y disfrutar de la biodiversidad.
La moneda oficial es el Colón (1 dólar = 550 colones aprox.), pero en todas partes aceptan dólares americanos; el cambio siempre lo recibirá en colones. El transporte público suele ser muy económico, pero no es recomendable si no se conoce la zona y se está seguro de dónde tomar el autobús y dónde bajarse; ni las calles ni las paradas de colectivos están muy bien señalizadas, con lo cual es recomendable gastar un poco más y movilizarse en taxi.
La abundancia de la flora y la fauna en Costa Rica puede llegar a parecer un exabrupto; no se asuste si encuentra en cualquier rincón y a cualquier hora un mono caminando muy cerca de usted o sobre el árbol que le esté ofreciendo sombra. Seguramente sean los monos aulladores o cualquiera de las otras muchas especies de monos que habitan en Costa Rica; no suelen ser agresivos, aunque sí muy estridentes y, si se descuida, podrían hasta robarle las pertenencias y escapar a lo largo dela playa.

POR DÓNDE EMPEZAR…
Viajar desde Buenos Aires hasta San José -capital de Costa Ricademora casi 8 horas (más posibles esperas por escalas o trasbordo) y puede costar entre 13 y 20 mil pesos aproximadamente, dependiendo de la temporada. El tiempo de viaje y el dinero bien valen la pena. Si su interés es visitar la costa del Pacífico, es recomendable buscar vuelos que lleguen directamente al aeropuerto internacional de Liberia (Daniel Oduber Quirós), al noroeste del país, y así evitar el traslado en pequeñísimas avionetas o 5 horas de trayecto en autobús o auto.
San José de Costa Rica no es el lugar para quedarse mucho tiempo; pero si es el punto de llegada, merecerá un recorrido por sus calles. Tómese su tiempo en los barrios históricos como el Barrio Amón, donde las mansiones coloniales se han convertido en galerías de arte contemporáneo, restaurantes y hoteles boutique. Pasee con los compradores del sábado en el mercado de los agricultores o únase a las multitudes del domingo en el Parque La Sabana. También puede visitar el Museo del Oro o del Jade, hitos de la cultura precolombina. La Catedral Metropolitana, construida en 1871 y el Teatro Nacional son dos edificaciones que vale la pena recorrer.
Muy cerca de San José, tomando la Ruta Nacional N° 2 podrá llegar al Parque Nacional Poás y admirarse con el cráter del volcán, uno de los más grandes del mundo y caminar por senderos entre helechos y fumarolas. También cerca de la capital, pero hacia el este, está el volcán Irazú, el más alto de Costa Rica; presenta la particularidad de que, en días despejados, se pueden ver desde su cima tanto el Océano Pacífico como el Atlántico, gran parte del país y, con telescopio, hasta el Lago de Nicaragua. El INBioparque es un parque ecológico perteneciente al Instituto Nacional de Biodiversidad de Costa Rica, una organización sin fines de lucro dedicada desde 1989 a la investigación científica y la promoción de la conservación de la biodiversidad del país; ofrece a sus visitantes una introducción de toda Costa Rica en un solo lugar a través de una experiencia interactiva.
Y para conocer la movida nocturna en “Chepe”, como llaman los locales a la capital, disfrute de los buenos cocteles y música del Hoxton Pub, un típico bar inglés en una vieja mansión al este de Subaru, con noches temáticas, Dj’s invitados y ¡Ladies Night todos los martes! Pasar la primera noche en San José les permitirá tomar un impulso para emprender el recorrido más alucinante por playas, volcanes y parques nacionales. …

Y POR DÓNDE SEGUIR
En la costa del Pacífico se distinguen las provincias de Guanacaste, Puntarenas y Alajuela al norte, siendo Tamarindo uno de los lugares más poblados y turísticamente desarrollados (bancos, tiendas, buena gastronomía). Tamarindo y Playa Grande son dos playas contiguas separadas por un estuario que puede cruzarse en pequeñas embarcaciones por aproximadamente un dólar por persona. La primera es más turística y abarrotada de sombrillas; la segunda es la preferida de los surfers y menos bulliciosa, pues pertenece a una reserva para desove de la tortuga Baula donde sólo se permite el acceso a personas durante el día. En el extremo noroccidental, en Guanacaste, está la que para muchos es la mejor playa del país: Playa Conchal, situada en la Bahía Brasilito. Cerca de todo y a la vez en el medio de la nada, tiene una de las aguas más cristalinas y templadas de la costa pacífica. Playa Montezuma, en Nicoya, es otra imperdible; aquí podrá ver una cascada que baja por un rocoso acantilado hasta caer directamente en el océano; disfrute de un paseo a caballo al caer el sol y regocíjese con la vida silvestre que encontrará en el camino.
El lado del Atlántico de Costa Rica es bien caribeño, desde el calor y color de sus playas hasta el de sus mismos pobladores, en su mayoría de ascendencia negra por la influencia de los inmigrantes jamaiquinos y de otras islas; por esta misma razón, se habla mucho inglés en este lado del país. Acá no puede perderse Tortuguero, llamada así porque también es lugar de desove de tortugas. Su playa es kilométrica, se avistan muchísimas aves y además hay una barra en la desembocadura del río con canales infinitos y lodges para hospedarse; un idilio para pescadores de aguas dulces y saladas. El Parque Nacional Cahuita cuenta con manglares, bosques y arrecifes. Allí, Punta Uva es ideal para hacer snorkel y avistar coloridos peces entre los corales.

VERDE QUE TE QUIERO VERDE
Si Costa Rica pudiera tener otro nombre, sería “Naturaleza”, y esto se respira en cada centímetro del recorrido. El país posee el 6% de la biodiversidad de todo el planeta y más de la mitad del territorio se encuentra cubierta de bosques y selvas. Para hacer ecoturismo verdadero, no puede dejar de ir al Parque Nacional Manuel Antonio, en la costa del Pacífico. Si bien es el más pequeño del país –tiene sólo 7 km2-, es también uno de los más lindos, no de Costa Rica, sino del mundo: montañas y selvas tropicales, playas turquesas, arenas blanquísimas, 109 especies de mamíferos y 184 especies de pájaros son datos suficientes para entusiasmar a cualquiera.
Pero si quiere llenarse aún más los ojos de verde y los pulmones de aire purísimo, visite entonces el volcán Arenal, dentro del Parque Nacional del mismo nombre, al norte del país. La Fortuna, el pueblo más cercano a este volcán activo, cuenta con hermosas vistas, buenos hostels para pernoctar y reconfortantes aguas termales. Algunas noches pueden divisarse delgados hilos de lava encendida, todo un espectáculo.
Monteverde es una reserva de más de 10 hectáreas con una biodiversidad increíble: hay por lo menos 400 especies de aves -incluyendo el colorido Quetzal, antigua ave sagrada de los Mayas- y más de 2500 especies de plantas, entre las que destacan más de 400 tipos de orquídeas.
Si lo que busca es un lugar para desconectarse del bullicioso día a día, deje el celular en la valija, rocíese repelente para mosquitos, póngase zapatos cómodos para caminar mucho y permítase disfrutar de la naturaleza en su estado más puro y de la felicidad perpetua que se respira en Costa Rica.

PURA VIDA
El sello distintivo de Costa Rica es “Pura Vida” que funciona no sólo como hallmark sino como una verdadera filosofía de vida que se ve plasmada en la sonrisa constante y la actitud relajada y optimista de sus habitantes.
Pura Vida se usa en muchos momentos de la conversación: como saludo, como agradecimiento, como calificativo, para demostrar admiración. Quiere decir que está todo bien, súper, feliz. Víctor Manuel Sánchez Corrales, investigador de la Universidad de Costa Rica, lo resume así: “La expresión se encuentra hoy tan intrínsecamente ligada con el lenguaje y la cultura costarricenses, que constituye una marca grupal-comunitaria que trasciende las fronteras y muestra nuestra forma particular de ver el mundo”. ¡Pura Vida!



Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg