Notas > DEPORTES > TCHOUKBALL : PA RECIDO PERO DIFERENTE
3383-367-banner.jpg
Muchas veces les hemos hablado de fusiones de distintas disciplinas deportivas, pero en esta oportunidad les traemos la historia de un deporte que es, en realidad, una variante y no una fusión. A simple vista, la referencia casi inmediata es el handball o balonmano, según su traducción al español. En este caso, la primera impresión tendrá mucho de realidad, como lo demostraremos en breve.
 
3383-201-extra1.jpg
3383-677-extra2.jpg
por HORACIO INSÚA / Agradecemos las fotos a Straits Times, Sportsregras y Regis High Shool Tchoukball.

Pero antes, viajemos en el tiempo para ubicarnos al filo del cierre de la década de los 60. Por aquel entonces, el biólogo suizo Hermann Brandt pensó en un deporte que no tuviera tanto contacto entre quienes decidieran practicarlo, para, de alguna manera, evitar las lesiones del roce. También pensó en la cancha de handball como escenario para desarrollarlo. Y así fue.
La variante más notoria se registra en los arcos, pues claramente fueron sustituidos por una especie de trampolines donde la pelota, en lugar de ser recibida por la red, saldrá rebotada o despedida. Si luego del rebote, el balón toca el suelo, se habrá conseguido marcar un punto. Para poder jugar un partido de Tchoukball, se deberán juntar 14 personas: 7 en cada equipo. El encuentro constará de tres tiempos de 15 minutos de duración cada uno. Los puntos se cosecharán en cualquier trampolín, algo que sucede en otros deportes como el polo.

Otras reglas importantes a saber:
• Solo se puede estar con el balón en la mano durante 3 segundos.
• Solo se pueden dar 3 pasos.
• Se pueden dar como máximo 3 pases antes de disparar.
• No se podrá atacar un mismo trampolín más de 3 veces consecutivas.


Frente a cada trampolín hay una zona delimitada donde la defensa no puede ingresar, esa es otra de las similitudes existentes con el handball.
En pos de dar dinamismo al juego, se prohíbe la obstrucción. El balón podrá ser interceptado después de una falta o un punto.
Obviamente, el equipo ganador será el que más puntos consiga a lo largo de los 45 minutos de partido. La velocidad, la intensidad y la creatividad necesarias para poder anotar, lo convierten en un deporte muy atractivo para jugar y, a la vez, muy interesante de observar. Tanto vértigo tiene, que algunas estadísticas señalan que durante un juego profesional de Tchoukball, puede conseguirse un punto cada veinte segundos.
Aprender a jugarlo es muy fácil, ahora solo falta una pelota y dos trampolines como implementos necesarios para montar una cancha. No está de más advertir que, si bien la resistencia física puede influir en el juego, es una disciplina apta para todas las edades y todos los estilos de deportistas.
La actividad está regulada por la Federación Internacional de Tchoukball (FITB) y ya son varios los países que se han sumado al desafío de practicarla. En América del Sur: Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia y Chile. En el resto del mundo, encontramos adeptos en Suiza (la tierra de su inventor), Italia, Gran Bretaña, Taiwán, Estados Unidos, Canadá, India, Japón, Hong Kong y Singapur, entre otros. Desde el año 2004 se disputan competencias a nivel mundial.
Algunos llaman al Tchoukball “el deporte para la paz” y muchos docentes lo enseñan en Colegios y Clubes, buscando transmitir el espíritu de competencia en equipo, pero sin choques o roce físico.
En su búsqueda por ser una actividad inclusiva, se está desarrollando una modalidad de Tchoukball para jugadores que se desplacenen sillas de ruedas.

Si estabas buscando algo nuevo para quemar calorías, ¡nos vemos en la cancha!


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | DEPORTES | ESPECIAL DIA DEL PADRE | TEMA DEL MES | DECO | INTERÉS GENERAL | SERVICIOS | BUSQUEDA
150-261-drean_next_latereal_200x600.jpg