Notas > AUTOS & ESTILOS > Citroën c6: transatlántico de lujo
396-154-banner_c6.jpg
Un derroche de tecnología de punta, lujo y confort superlativo
 
Texto: Carlos Daniel Arena

Hace ya casi cuarenta años, el escriba, que peina canas, tuvo oportunidad de manejar desde París a Pau (al surde Francia) un Citroën DS 19, lo que aquí se conoció (o se conoce), como el famoso “sapo”. Aún hoy recuerda ese viaje (iba a cubrir una carrera de Fórmula Dos Internacional), tanto por la belleza de los paisajes como por el rendimiento del vehículo.
La saga, la evolución, el súmmum del desarrollo de la línea (pasando por los Pallas y Prestige de la década de los ’80), es este producto excepcional salido de las usinas de Citroën en Francia.
Todo lo que se escriba sobre el C6 será de elogios; una terminación hasta en los más pequeños detalles del vehículo, la distancia entre ejes permite un diseño del interior con superlativa comodidad tanto para quienes viajen en la parte delantera como en la trasera. También el ingreso es comodísimo por la amplitud de las puertas (delanteras y traseras), el instrumental de abordo, digno de la cabina de un Airbus A 340, que va desde la calefacción individual (inclusive de las butacas), hasta la pantalla central con todas las funciones que se pueda pedir a una computadora de última generación. El volante de una ergometría perfecta, desplazable automáticamente en profundidad y altura, el novedoso diseño del muy visible tablero y la pantalla virtual que permite ver en el parabrisas el velocímetro (¿Se acuerda de La Guerra de las Galaxias?).
A pesar de su volumetría, el Citroën C6 es fácil de estacionar, gracias a su radar de posicionamiento y a su magnífica dirección. Su desplazamiento en la ruta es fabuloso, gracias a sus sistemas de ESP y ABS y su suspensión inteligente de altura y dureza variable, como así también en tránsito nocturno sus faros de bixenón regulables electrónicamente en altura que convierte a la ruta en una autopista diurna. Tal es la potencia de los mismos.Un detalle: sobre la parte superior del baúl, existe un pequeño alerón, que automáticamente se desplaza hacia arriba y toma un mayor ángulo de ataque, a medida que el vehículo toma velocidad en la ruta; todo esto, claro, regulado por la computadora de abordo.
La caja de velocidades es automática, pero también quien guste de una conducción “picant”, podrá con un simple desplazamiento hacia la izquierda convertir la misma en secuencial. Está equipado con frenos a disco en las cuatro ruedas, accionados por un equilibrado tren de sistemas. El aislamiento acústico es perfecto, lo que aunado a su diseño aerodinámico hace que no penetren los ruidos exteriores al habitáculo. La tapicería es de cuero de primera calidad; lógico en un vehículo de tamañas prestaciones y lujo.
Veloz, elegante, lujoso, seguro, de un confort superlativo y un diseño impactante. El Citroën C6, ya es un ícono entre los grandes autos de este siglo que comienza y la columna entiende que nunca mejor puesto el título de esta nota para un vehículo excepcional, que sobrepasa todas las expectativas que se puedan pedir y soñar sobre un vehículo de alta gama: “Transatlántico de Lujo”.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg