Notas > VINOS & GOURMET > Los vinos premium y su marketing
657-218-bannervinos.jpg
Más allá de su esmerada presentación y de la imagen que muestren o pretendan mostrar, los vinos premium locales, alcanzan altos estándares de calidad y no dejan de sorprender, generando gran entusiasmo.
 
657-6-extra1.jpg
657-596-extra2.jpg
657-686-extra3.jpg
Texto: Diego Eidelman
diego@clubsycountries.com

En apariencia resulta sencillo definir qué son los vinos Premium, sin embargo cuando nos detenemos y analizamos el término con cierta profundidad, podemos ver que se trata de un concepto complejo que hemos incorporado, pero cuando alguien nos pregunta exactamente de qué se trata, las respuestas no parecen fluir con facilidad.
Antes de comenzar a hablar sobre esta “categoría” de vinos es interesante ahondar en el mismo origen de la palabra Premium. He realizado el simple ejercicio de utilizar un buscador de Internet y las referencias inmediatas sobre el vocablo arrojaban resultados sobre taxis, tarjetas de crédito, servicios Web, venta de productos diversos y revistas con fotos de chicas de vida sencilla. Luego, cuando intenté afinar la búsqueda con “vinos premium”, ninguna de las páginas mostraba referencias que pudieran explicar de qué se trataban los vino de este tipo, estilo, categoría. Fue entonces que decidí ir a las fuentes mismas de la palabra, al diccionario que, por cierto, estaba en un rincón de la biblioteca cubierto de polvo. Bueno, el término premium no aparecía, pero encontré en la palabra más cercana, premio, una acepción que me convenció y me comenzó a orientar. Premio, del latín praemium, significa, entre otras cosas: “recompensa, galardón o remuneración que se da por algún mérito o servicio” , “aumento de valor que se otorga a algunas monedas …”. Si hacemos un esfuerzo e intentamos relacionar estas definiciones con el vino, lo que podemos inferir es que un vino premium tiene “algo más”, que cuenta con un valor adicional.
En definitiva existe cierto grado de conexión entre las citas que encontré en el diccionario y lo que vemos en la realidad de la vitivinicultura local. Sin duda, cuando hablamos de vinos premium, estamos hablando de vinos que han sido elaborados con un cuidado particular y que esto generalmente implica erogaciones adicionales en el proceso de producción.
Los valores extra surgen de una elaboración con muchos factores que requieren una atención especial y en cierto modo, un sacrificio. Resumiendo, los vinos premium tienen una calidad superior y esta tiene que ver con algunos aspectos generales, que describiré seguidamente. Para lograr mejor calidad desde la materia prima, se provoca un menor rendimiento del viñedo. Esto se logra, cortando y eliminando parte de los brotes que darán origen a nuevos racimos. Como consecuencia de esto, las pocas uvas que queden en las vides, serán beneficiados por una mayor cantidad de nutrientes de la planta, en desmedro de una pérdida de cantidad de uvas para vinificar.
Un factor que puede o no estar presente en los vinos premium, es la crianza en barricas de roble, hecho que también representa un alto valor agregado, sobre todo si se trata de barricas nuevas. Este costo (unos U$S 800 cada una) impacta directamente en el costo de cada botella de vino pero además se debe considerar el costo de inmovilización del stock, ya que la mayoría de los vinos son añejados durante unos 6 a 12 meses, antes de ser embotellados y luego son estibados otros tantos meses antes de ser comercializados.
Otros aspectos que jerarquizan al vino, pero en realidad guardan más relación con su imagen que con el producto intrínseco, son los elementos que conforman el packaging, en los términos más puros de marketing. Estamos hablando del tipo de botella, la etiqueta, el tapón de corcho y la cápsula protectora. La calidad de estos elementos repercute en el costo final del producto, sin embargo, no es poco frecuente encontrar vinos con excelente presentación, que enmascaran una calidad media y por el contrario, existen vinos con un cuidado enológico soberbio que están ocultos detrás una imagen modesta. Por todo lo mencionado, si uno no es un conocedor avezado, es importante guiarse por comentarios de críticos respetables, recomendaciones de conocidos o referencias y no dejarse llevar sólo por las apariencias. Para concluir, la palabra premium se refiere directamente a la calidad del producto, a una categoría superior, sobre todo de precio o mejor dicho de los costos en los que se incurrió para elaborarlo, pero no siempre una hermosa botella es sinónimo de un vino auténticamente Premium. El consejo final: mire, busque, escuche, elija; si se desilusiona con el vino escogido no se desaliente, repita el proceso, esta vez con más cuidado.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg