Notas > TURISMO > TURISMO - Cuba paradisíaca
756-927-banner.jpg
Las convulsionadas tierras de Fidel esconden paraísos inimaginables que la convierten en uno de los destinos más buscados del mundo. La Habana, sus contrastes y su historia; Varadero, sus playas y su infinito mar; Trinidad, sus construcciones coloniales y su encanto, son sólo algunos de los puntos para destacar en el recorrido que Clubs & Countries propone este mes.
 
756-497-extra1.jpg
756-578-extra2.jpg
756-358-extra3.jpg
756-35-extra4.jpg
756-677-extra5.jpg
Texto: José Medrano

Se trata de la pequeña isla al lado del imperio, un punto diminuto en la inmensidad del océano que contra todo pronóstico trascendió al punto de ser reconocida en el mundo por su historia revolucionaria -la de José Martí, la de Fidel y “el Che”-; por su música y sus habanos; por su encanto y su gente; por la infinita belleza de sus paisajes. La isla de Cuba tiene además edificios que atestiguan el paso de una apasionante historia, en medio de playas, montañas y llanos que cortan el aliento e invitan al descanso.

LA HABANA
La capital del país se levanta como una de las más hermosas de Sudamérica, bautizada como la “Perla del Caribe” por el encanto de su gente, la belleza de sus calles, la novedad de sus comidas y la fineza de sus puros. Se trata de una ciudad que, renovada, ofrece todo lo imaginable en materia de arquitectura colonial: entre sus barrios más importantes están la Habana Vieja, Vedado, Miramar, Centro Habana y el Malecón, que transportan a una antigua arquitectura que reúne lo mejor de España, África y las Antillas.
El Malecón. Centro estratégico de La Habana, es el punto de orientación ideal: rodea todo el barrio del Vedado y el Centro hasta la Habana Vieja. Su avenida principal sería de las más lindas del mundo si no se hubieran descuidado durante más de treinta años. La UNESCO ha iniciado la renovación de las primeras construcciones con columnas. Siguiendo a todo lo largo el Malecón de Este a Oeste se pasa, sucesivamente, ante el hospital Hermanos Ameijeiras, el monumento dedicado a Antonio Maceo, La Cascada en el comienzo de la Rampa, luego se impone el majestuoso Hotel Nacional, el más hermoso de La Habana y, más adelante todavía, la estatua ecuestre de Calixto García así como los hoteles Cohíba y Riviera, anclados frente a la Fuente de la Juventud.
En el extremo del paseo se levanta la Chorrera, pequeña torre ante el mar, en cuyos jardines termina el Malecón.
La Habana Vieja. Imperdible, se trata del más antiguo barrio de la capital con cientos de edificios que se remontan al siglo XVI. El barrio se forma a partir del puerto, el centro oficial y la Plaza de Armas. Es la ciudad que el célebre Alejo Carpentier llamó “de las columnas”, pero que también podría ser de las rejas, los portones, la intimidad, la sombra y los patios. Acá se encuentran los grandes monumentos antiguos, las fortalezas, los conventos e iglesias, los palacios y las callecitas. La Habana Vieja es posiblemente el conjunto colonial más rico de Latinoamérica. El Estado cubano realiza enormes esfuerzos para conservar y restaurar la Habana Vieja y una vez más la UNESCO aportó su granito de arena cuando la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1981.
Centro Habana. Situado entre los distritos hoteleros de La Habana Vieja y Vedado, camino a las zonas mas turísticas de la ciudad, no disfrutó del nivel de inversiones y mejoras de La Habana Vieja, excepto en el Malecón, donde algunas de sus partes recobraron su antiguo esplendor. Esta zona tiene carácter propio, tan significativo y fascinante como cualquier otro barrio de la capital. Sus calles con edificios que datan de los siglos XVIII y XIX están siempre concurridas y llenas de vida. Centro Habana es el mejor lugar para disfrutar la esencia de la ciudad y descubrir su encanto en estado puro. Dos puntos obligados: la iglesia del Sagrado Corazón y su Barrio Chino.
Playas. A treinta kilómetros de La Habana hay una serie de playas que, aunque cada una tiene su nombre, están dentro del llamado “CircuitoAzul”: Bucaranao, Megano, Santa María del Mar, Boca Ciega, Guanabo, Jibacoa y Trópico.
Los fines de semana suelen estar llenas de gente, pero por su cercanía pueden ser una buena alternativa para quien quiera alejarse del ruido de la ciudad. Al Oeste hay también otras playas menos preparadas, son muy visitadas las de Santa Fe, Barlovento y Jaimanitas.
Hoteles. Hotel Valencia (3 estrellas). Edificación colonial del siglo XVIII, se encuentra a doscientos metros de la Plaza de Armas, es un excelente punto de partida para descubrir La Habana. Hotel Los Frailes (3 estrellas). Con una arquitectura colonial, está ambientado como si se tratara de un antiguo monasterio. A pocos pasos del majestuoso Convento de San Francisco de Asís.

VARADERO
Es el principal destino turístico del país y el que aloja algunas de las playas más espectaculares del mundo. Sus más de veinte mil metros de costa no sólo destacan por su arena blanca y un mar que recuerda la serie Lost (por lo paradisíaco), sino que además es un puerto libre que tiene las mejores condiciones para la práctica de deportes acuáticos como el buceo, la pesca y el yachting. Varadero tiene la más completa infraestructura turística de la Isla que se complementa con la excelente calidad de sus trabajadores. Además de sol y playa, los amantes del Golf encontrarán en las Peñas de San Bernardino todas las bondades del Varadero Golf Club, con un circuito delimitado por árboles, greens anchos y poco protegidos.
Por su parte, la oferta gastronómica va desde populares comidas rápidas hasta especialidades en mariscos, ítem obligado si se visita Cuba. Entre nuestros recomendados están “El Bodegón Criollo” y “La Casa del Chef” en cocina cubana, “Albacora” para pescados y mariscos, “El Mesón de Don Quijote” para comida española y “La Fondue” para comida francesa. En Varadero como en el resto de la isla, comer es un gran momento.
En cuanto a alojamiento, unas 14 mil habitaciones están disponibles durante todo el año en categorías de dos a cinco estrellas, con varias cadenas internacionales instaladas en Cuba. Una de las recientes inauguraciones en materia de hoteles es el “Princesa del Mar”, de la cadena Gaviota, con más de 400 habitaciones.
Bajo el agua. Cada vez más, visitar Varadero es sinónimo de buceo: los fondos marinos en esta parte de la isla poseen más de 40 tipos de corales, una enorme diversidad de peces, langostas, camarones, cangrejos, tortugas y más de 70 tipos de moluscos. Un plan imperdible para los amantes del buceo y muy recomendable para quienes quieren iniciarse. Varadero tiene 23 puntos de inmersión, de los que recomendamos Chapelin, Dársena de Varadero y Gaviota, que garantizanlas mejores condiciones para esta práctica. De todas maneras el plato fuerte del buceo está en Hoyo Azul Ojo del Mégano, una enorme cueva de 70 metros de diámetro, donde prevalecen las barreras de corales con enormes bancos de peces multicolores.
Noche de Isla. Danzón, Rumba, Chachachá y Bolero en una ciudad que acepta los mejores ritmos en un clásico cubano: el Tropicana Varadero, donde bajo las estrellas se retoma la época colonial recreada entre música y danzas. Pero antes del baile y los ritmos del Caribe vale la pena conocer uno de sus mejores restaurantes: “El Universal”, para disfrutar del Cabaret Continental del Hotel Internacional y su increíble espectáculo. Además, las glorias de la música cubana encontraron en Varadero una sede permanente para sus presentaciones: el Buena Vista Social Club ofrece shows en el Salón Plenario del Centro de Convenciones Plaza América.

TRINIDAD
Es una de las ciudades más antiguas, conocida también como “La Ciudad Museo de Cuba” con uno de los conjuntos arquitectónicos más completos y conservados del continente. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988 y ruta obligada hacia la conquista de nuevos territorios, se asentó junto a las márgenes del río Guaurabo, donde los españoles encontraron tierras fértiles y excelentes puertos para la preparación de expediciones. Trinidad es un verdadero tesoro de las más diversas riquezas. La villa extendió sus límites en el siglo XVI, apoyada en la incipiente industria azucarera, para crecer como un núcleo urbano entre rejas de singulares formas, sugestivas edificaciones y sus calles empedradas. Casonas coloniales, amplias, cómodas y ventiladas, palacios donde el lujo y el derroche lograron a su modo integrarse al arte colonial cubano, y convertir a Trinidad en una indiscutible joya urbanística y arquitectónica.
En la Plaza Mayor, eje central de la antigua villa, se localiza una estatua de Terpsícore -musa de la danza y la música-, acompañada de la singular belleza de la iglesia de la Santísima Trinidad, fiel guardián de valiosas piezas del tesoro religioso de la isla. Entre ellas se incluye el Cristo de la Vera Cruz, unido a un altar de mármol dedicado al culto de la Virgen de la Misericordia, único de su género en el país. Las plazas de Santa Ana y de las Tres Cruces, el Campanario de San Francisco y numerosos palacetes aportan un toque extra de belleza a una ciudad que cada año dedica enormes esfuerzos a la conservación de sus edificios. Entre los puntos de mayor relevancia está el Palacio del Conde Brunet, actual sede del Museo Romántico que, en sus 14 salas, exponen piezas de arte decorativas, porcelanas y cristalería, ricas en pinturas policromadas y líneas doradas, muchas de ellas encargadas directamente a fábricas europeas de la época. Entre los inmuebles de mayor importancia también está el Palacio de Cantero,con tres pisos y un mirador, mientras el de Borrell atribuye su fama vinculada a los cuadros pintados en sus paredes.
A doce kilómetros de la villa se extienden las suaves arenas de Playa Ancón, de cálidas aguas tributadas por el Mar Caribe, en un ambiente que constituye una invitación a la práctica de deportes náuticos, con unos 30 puntos para el inmersionismo.
Entre sus hoteles se destaca el “Costasur”, uno de los símbolos del turismo, y “Playa de Trinidad”, con 140 habitaciones, algunas en bungalows de estilo colonial. Como novedad, el “Trinidad del Mar”, se destaca con más de 200 habitaciones en cinco hectáreas donde predominan los arcos, las plazas y calles de adoquines.
A poca distancia del centro histórico se ubica también el hotel “Las Cuevas”, construido hace más de cuatro décadas e integradoperfectamente al paisaje.

SANTIAGO DE CUBA.
Se trata de la segunda ciudad en importancia del país y uno de sus más importantes centros turísticos. En Santiago convergen como en ningún otro punto razas y culturas que enriquecen una ciudad que ya ganó el título de “Capital del Caribe” por la belleza y diversidad que le otorgan sus más de cinco siglos de historia. Alberga innumerables sitios de interés para sus visitantes entre los que destacan el histórico cuartel militar convertido hoy en la escuela “Moncada”, cuna de la revolución cubana, la Granjita “Siboney”; la Basílica del “Cobre”; el parque natural “La Gran Piedra”, el “Parque Baconao y su Valle de la Prehistoria”, la “Sierra Maestra”. Éstas son sólo algunas de las opciones que ofrece una de las ciudades más encantadoras de América toda.
Recorrer sus calles y plazas para tener contacto más directo con este hospitalario pueblo, su historia, cultura y tradiciones es un programa que ningún turista debe dejar de llevar adelante, Santiago de Cuba es siempre recordada por la hospitalidad y alegría de su gente, un pueblo que reconoce un reciente pasado revolucionario en un presente manso y acogedor, muy a pesar de sus realidad políticas.
El Castillo de San Pedro de la Roca, fue declarado por la UNESCO en 1997 Patrimonio Mundial de la Humanidad. Los santiagueros lo identifican sencillamente como el Morro y conocen que junto al Castillo de La Estrella y la batería de La Socapa forman parte del mayor y más completo ejemplo de ingeniería militar renacentista europea aplicada a las condiciones del Caribe por una potencia colonial.
Sierra Maestra. Se trata de un punto más que obligado. La mayor cordillera dentro de la isla en medio de las provincias de Santiago de Cuba y Granma. Es uno de los escenarios naturales más imponentes de Cuba, donde se refugiaron los revolucionarios al frente de Fidel Castro en su lucha contra los aliados de Batista y también donde se libraron grandes batallas históricas en las que participaron personajes como el “Che” Guevara, Raúl Castro y Camilo Cienfuegos. Sencillamente imperdible.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg