Notas > AGENDA C&C > Lino Patalano: “Después de tantos años busco divertirme”
902-268-banner-patalano.jpg
Acaba de estrenar “La rotativa del Maipo” con Jorge Lanata como figura central. Representa también a Les Luthiers, Julio Bocca y es una de las personas que mejor conoce al teatro argentino. Se formó dentro en la vieja escuela del Regina y hoy busca divertir y divertirse. Este mes en Clubs & Countries el genial Lino Patalano le rinde homenaje a las tablas y nos cuenta parte de su historia.
 
Fotografía: Javier Ferrand para MOTIVARTE

Es uno de los referentes del teatro argentino y el responsable de los festejos por los cien años del Teatro Maipo, que dirige en sociedad con Julio Bocca, a quien define como hijo, hermano y padre. Lino Patalano recibe a Clubs & Countries en su amplia oficina y habla de “La rotativa del Maipo”, su nueva aventura que conjuga números tan disímiles como una puesta revisteril a cargo de Ximena Capristo y un grupo de baile, un mini recital de Miranda! y una suerte de monólogo a cargo del periodista Jorge Lanata.
Patalano se entusiasma con su criatura: “La Rotativa es una de esas cosas que uno no imagina ni sueña, pero que te hacen ver que tenés un cerebro que funciona. Nosotros habíamos contactado a Lanata cuando Gasalla decidió no renovar contrato y porque yo creía que lo que le estaba faltando a la Revista era una persona de peso político como él, sin la sensibilidad de un artista como podría ser Enrique Pinti”.
Lograste convencer a alguien como Lanata ¿cómo llegó Miranda!?
Siempre soné trabajar con Miranda!, me parecen maravillosos, artistas Music Hall, de Varieté y dije, si Lanata aceptó me la juego: agarré el teléfono y me encontré con que al día siguiente estaba sentado el manager del grupo y el cantante Ale Sergi. Además, logramos contactar a una artista del Cirque du Soleil, una suerte de resorte humano que nos encantaba. Fue como si se alinearan todos los planetas. Ahora hay que ver si esa alineación es la que el público está esperando, es parte del riesgo, de jugar al teatro.
¿Cómo te parece que encaja Miranda con un periodista como Lanata?
Lo que yo quiero lograr es que la Revista se abra a otro público, que pueda venir el padre a escuchar lo que tenga para decir Lanata, que va a venir con el diario caliente antes de que salga a la calle, y que los hijos vengan a ver a Miranda.
¿Te parece que es subir un poco la apuesta?
No lo sé, pero cuando uno está en esto desde hace tanto tiempo lo que le gusta es jugar, además, con el goce de armarlo para mí ya está, a lo sumo lo que puedo perder es plata.
¿Cómo fueron todos los festejos alrededor de los cien años del Maipo?
Fue alucinante, hicimos como 70 espectáculos distintos, no puedo creer que ya estemos a punto de mostrar el último especial del año que va a ser con Ethel Rojo, “Por amor al Maipo”. Fue maravilloso, desde Horacio Lavandera haciendo música clásica argentina, que fue el que abrió el ciclo, hubo miles de espectáculos y ya estoy armando el año que viene.
¿Cuál es tu primer recuerdo del Maipo?
El primer recuerdo del Maipo era Ethel y Gogo Rojo pintadas de dorado, una maravilla. Recuerdo a Porcel, Olmedo, Pacheco, Jorge Luz, Portales. Nunca me voy a olvidar que Olmedo hacía a Gina María Hidalgo, Porcel a Mercedes Sosa y Pacheco a Tita Merello, eran increíbles. Recuerdo la aparición de Claudia Lapacó, que hacía espectáculos con Gasalla y que salía como un ave desplumada. A Nini Marshall, hubo miles…
Decís que sos un iluminador de estrellas ¿por qué?
La gente dice que soy un fabricante de estrellas y yo digo que las estrellas vienen hechas, ya nacen así. Todos podemos ser estrellas en algo, en cualquier actividad y depende cómo se los ilumine brillan más o menos. Yo sé iluminar artistas para que se vean mejor, nada más.
Trabajás con Les Luthiers ¿cuál es la clave del éxito después de tantos años?
Que son únicos: muy respetuosos con su público, trabajan como caballos, no tienen piedad si algo no es perfecto y tardan tres años en armar un espectáculo. Su último show para mí es el mejor que hicieron en su historia, por lejos. Artísticamente están en un punto maravilloso de crecimiento y eso que son unos viejos chotos (se ríe). Si la actriz de “Conduciendo a Miss Daisy” se consagró a los 80 años, porqué ellos a los 60 y pico no pueden seguir creciendo.
¿Cómo es tu relación con Julio Bocca?
Con Julio siempre se dio la edad cronológica de padre, hijo, casi abuelo (se ríe), pero hemos jugado partidos maravillosos juntos y en esos partidos a veces soy el padre, a veces el hijo, a veces el hermano, el mucamo o el patrón. El juego es maravilloso. Juntos hemos hecho un carrerón que si tuviera que hacerlo de vuelta no sabría ni por dónde empezar. Es mágico: lo mismo que La Rotativa, si funciona…


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg